Ebenezer Villa Nueva en Twitter Biblia Radio Estudios Podcast Video Etiquetas App

LAS ENFERMEDADES ESPIRITUALES

    Compartelo en Gab     Compartelo en twitter     Compartelo en WhatsApp     Compartelo en Telegram    tags #    enfermedad    contaminacion    espiritu    alma    cuerpo    estudio   

ASÍ que, amados, pues tenemos tales promesas, limpiémonos de toda inmundicia de carne y de espíritu, perfeccionando la santificación en temor de Dios.

2 CORINTIOS 7:1

La Biblia enseña que básicamente el ser humano está integrado por un espíritu, un alma y un cuerpo (Dt. 6:5); adicionalmente en el Nuevo Testamento el Señor Jesús menciona a la mente como un factor adicional de cada persona (Mt. 22:37; Lc. 10:27).
      Cuando Adán y Eva vivían en el huerto del Edén no se enfermaban porque tenían salud divina, pero cuando pecaron se inició el proceso degenerativo y murieron (Gn. 2:17); de manera que la enfermedad entró al mundo y ahora afecta el espíritu, alma y cuerpo del ser humano.
      Adicionalmente hay contaminaciones que afectan el espíritu, alma y el cuerpo de la persona; esas contaminaciones también son enfermedades y afecciones del espíritu o del alma del humano.

La enfermedad se define como la alteración más o menos grave de la salud; y la alteración más o menos grave en la fisiología del cuerpo vegetal[1]; si aplicamos esta definición al ámbito espiritual, se puede decir que las enfermedades espirituales son alteraciones de la condición espiritual de una persona a consecuencia de un desequilibrio en su relación con el ambiente espiritual en el que se desarrolla.
      Las enfermedades espirituales tienen muchas causas; incluso pueden comenzar desde que la persona está en el vientre de la madre porque es un hijo no deseado (Os. 13:13); también pueden surgir en el resto de la vida de la persona.
      Recordemos que uno de los propósitos por los que vino Jesús a la tierra es para redimirnos y sanarnos en nuestro espíritu, alma y cuerpo para que disfrutemos de la vida abundante (Jn. 10:10).
      Veamos algunos aspectos relacionados con las enfermedades espirituales:

1. ENFERMEDADES ESPIRITUALES QUE SE SOMATIZAN, SALMO 32:3

Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día. (Sal. 32:3 RV-1960)

      El diccionario indica que "somatizar" es transformar los problemas psíquicos en síntomas orgánicos1.
      Es decir que las enfermedades espirituales pueden enfermar el cuerpo de las personas. Esas enfermedades en el cuerpo solo se pueden sanar cuando se sanan las enfermedades espirituales.
      Un ejemplo de las enfermedades espirituales que causan enfermedades físicas lo vemos en David, quien expresó que cuando calló su pecado se enfermó de los huesos (Sal. 32:3).

2. SITUACIONES FÍSICAS QUE PROVOCAN ENFERMEDADES ESPIRITUALES, JOB 7:11

Por tanto, no refrenaré mi boca; hablaré en la angustia de mi espíritu, y me quejaré con la amargura de mi alma. (Job 7:11 RV-1960)

      El diccionario indica que "somatizar" es transformar los problemas psíquicos en síntomas orgánicos1.
      Las enfermedades espirituales pueden comenzar desde que la persona está en el vientre de la madre (Os. 13:13) y también en el resto de la vida de la persona.
      Así como hay enfermedades espirituales que enferman el cuerpo humano; también hay situaciones o enfermedades físicas que pueden enfermar el alma y si no se solucionan o sanan pueden agravarse y enfermar el espíritu.
      Por ejemplo pueden haber situaciones que le provocan angustia a la persona y que si no se solucionan pueden angustiar el alma y si persisten pueden llegar a angustiar el espíritu, como el caso de Job a causa de la prueba y de sus amigos (Job 7:11).

3. ENFERMEDADES DEL ALMA, 3 JUAN 1:2 JOB 7:11

Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas cosas, y que tengas salud, así como tu alma está en prosperidad. (3 Jn. 1:2 RV-1909)

      Estas enfermedades se originan o llegan al alma, afectan a la persona y no le permiten desarrollarse correctamente.
      Recordemos que en el alma están el intelecto, las emociones y los sentimientos; y estos son afectados por las enfermedades del alma, lo cual puede llegar a ser evidente en las actitudes y el comportamiento de la persona.
      Veamos algunas enfermedades del alma:

a. Alma angustiada, Génesis 42:21

Y decían el uno al otro: Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, que vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le oímos: por eso ha venido sobre nosotros esta angustia. (Gn. 42:21 RV-1909)

      La palabra "angustia" se traduce del hebreo "tsarah" que significa: Aflicción, angustia, aprietos, calamidad, conflicto, rival, tribulación, venganza1.
      Los hermanos de José le angustiaron el alma porque lo querían matar y lo vendieron (Gn. 42:21).
      En Job 19:2 la palabra "angustia" también se traduce del hebreo "yaga" que significa: Afligir, angustiar, entristecer y fastidiar2.
      Otra causa de angustia son las palabras que hieren y ofenden, porque incluso algunos tienen dientes como espadas y sus muelas son como un cuchillo para devorar a los hombres (Pr. 30:14).
      También el sufrimiento puede angustiar el alma, pero la promesa de Dios es que nos librará de las aflicciones; por ejemplo en Job 5:19 hay seis tipos de angustia de las que nos libra el Señor.

b. Alma atormentada, Levítico 26:16-17

Yo también haré con vosotros esto: enviaré sobre vosotros terror, extenuación y calentura, que consuman los ojos, y atormenten el alma: y sembraréis en balde vuestra simiente, porque vuestros enemigos la comerán. (Lv. 26:16 RV-1909)

      La palabra "atormenten" se traduce del hebreo "dû?" que significa: Deprimirse, languidecer, desperdiciar, deshacerse y consumir1.
      El pueblo de Israel estaba siendo confrontado para elegir entre la bendición y la maldición, y El Señor les indicó que si rechazaban sus mandamientos su alma sería como la de un hombre temeroso que, a pesar de tener capacidad para ser cabeza, no podría tomar posiciones de liderazgo (Lv. 26:17)

c. Alma amargada, 1 Samuel 1:10

Ella con amargura de alma oró á Jehová, y lloró abundantemente. (1 S. 1:10 RV-1909)

      La palabra "amargura" se traduce del hebreo "marah", que significa: Enojado, amargo, amargamente, amargura, irritado, descontento, pesado1.
      Penina irritaba a Ana para que su alma se amargara y no participara del sacrificio que Elcana le había presentado al Señor.
      Asimismo la amargura del alma de Ana hizo que quedara estéril en su cuerpo (1 S. 1:5; 10).
      Cuando Job ya no soportaba la prueba deseó enfrentarse a Dios para quejarse con la amargura de su alma (Job 7:11; 10:1) y culparlo de injusticia; esto muestra que cuando el cristiano tiene el alma amargada culpa a los demás de sus situaciones.

d. Aflicción de alma, Números 30:13

Todo voto, ó todo juramento obligándose á afligir el alma, su marido lo confirmará, ó su marido lo anulará. (Nm. 30:13 RV-1909)

      La palabra "afligir" se traduce del hebreo "`anah" que se refiere a estar oprimido o en un estado de opresión y significa: Ser afligido, ser oprimido, ser humillado1.
      Sara comenzó a afligir a su esclava Agar luego de que ésta la menospreció; de manera que Agar huyó cuando ya no soportó el duro trato de su señora (Gn. 16:6).
      También vemos que cuando los Egipcios se dieron cuenta de que Israel era más numeroso que ellos, los comenzaron a afligir y les pusieron cargas (Ex. 1:10-11). El pueblo de Dios o el cristiano pueden tener aflicción de alma cuando vagan como ovejas sin pastor (Zac. 10:2).
      La Biblia nos enseña que aún en la aflicción del alma debemos buscar al Señor y guardar su Palabra (Sal. 119:67).

e. Tristeza de alma, Salmos 119:28

Mi alma se derrite de tristeza; ¡susténtame conforme a tu palabra! (Sal. 119:28 VM)

      La palabra "tristeza" se traduce del hebreo "dalaph" que se utiliza para indicar gotear y significa: Caer, derretirse, derramarse1.
      Jacob, a causa de la tristeza por la muerte de Raquel, se fue a vivir más allá de Migdal Eder, que significa: "Torre del rebaño", es decir que a causa de la tristeza se alejó de la comunión de los hermanos (Gn. 35:21).
      Job esperaba el consuelo de sus amigos, pero ellos lo condenaron diciéndole que estaba en pecado (Job 4:13-17), que sus hijos eran pecadores y por eso habían muerto; de manera que solamente le causaron tristeza (Job 16:20).
      Asimismo vemos que el Señor Jesús antes de ir a la cruz fue a orar al monte y le pidió a sus discípulos más cercanos que velaran con él porque su alma estaba muy triste (Mt. 26:38).

f. Alma turbada, Salmos 6:3

Mi alma asimismo está muy conturbada; y tú, SEÑOR, ¿hasta cuándo? (Sal. 6:3 RV-1909)

      Las palabras "conturbada" y "turbada" se traducen del hebreo "bahal" que se refiere a temblar internamente, alarmado o agitado; por implicación se utiliza para apresurarse ansiosamente; y se traduce: Estar asustado, asombrado, consternado, prisa, precipitadamente, problemas e irritante1.
      El rey de Asiria, Senaquerib, sitió a Jerusalén y habló en contra de Dios y del rey de Judá para turbar el alma de los judíos para que no confiaran en Dios, no se defendieran ni le opusieran resistencia al momento de conquistar la ciudad (2 Cr. 32:18).
      Cuando Israel estaba restaurando el templo en Jerusalén, los enemigos les ofrecieron ayuda, pero Esdras rechazó esa ayuda y entonces los empezaron a intimidar para turbarles el alma y que no siguieran restaurando (Esd. 4:4).
      El alma del cristiano se puede turbar y desanimar a causa de la prueba, de manera que no se deja consolar; por ello vemos que Elifaz le recordó a Job cuando le enseñaba a otros, fortalecía las manos debilitadas, afirmaba las rodillas que decaían (Job 4:5).

g. Alma abatida, Salmos 42:6

Dios mío, mi alma está en mí abatida: Acordaréme por tanto de ti desde tierra del Jordán, y de los Hermonitas, desde el monte de Mizhar. (Sal. 42:6 RV-1909)

      La palabra "abatir" se traduce del hebreo "shajaj" que indica hundirse o deprimirse y significa: Doblarse, inclinarse (reverencia), bajar (derribar), tumbarse, humillarse, estar (abajo), agacharse1.
      Cuando David ya no podía guiar al pueblo hacia la casa de Dios ni podía presentarse delante de Él; comenzó a recordar su condición espiritual y se dio cuenta de que tenía iniquidad y que su alma estaba abatida (Sal. 38:6).
      Generalmente esta enfermedad del alma surge por alejarse de la presencia del Señor; por ello el cristiano debe reconocer que necesita acercarse nuevamente a la casa y a la presencia de Dios.

h. Alma agobiada, Salmos 44:25

Porque nuestra alma está agobiada hasta el polvo: Nuestro vientre está pegado con la tierra. (Sal. 44:25 RV-1909)

      La palabra "agobiada" se traduce del hebreo "shuwaj" que se refiere a hundir, literal o figurativamente; y significa: agobiar, inclinar y humillar1.
      Agobiar es imponer a alguien actividad o esfuerzo excesivos, preocupar gravemente, causar gran sufrimiento. Rebajar, humillar, confundir2.
      Dios envió a Moisés para libertar a Israel, pero faraón se opuso y dio ordenes para que los israelitas buscaran la paja para fabricar los adobes que les exigía diariamente y agobiarles el alma (Ex. 5:6-9)
      En otra ocasión Moisés estaba a punto de desfallecer porque desde la mañana hasta la tarde juzgaba al pueblo; pero su suegro Jetro le aconsejó que escogiera a hombres que le ayudaran a llevar esa carga (Ex. 18:17-22).

i. Alma desfallecida, Salmos 107:5

Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos. (Sal. 107:5 RV-1909)

      La palabra "desfallecida" se traduce del hebreo "`ataph" que es una raíz primitiva que utiliza para envolver, es decir, vestir; por lo tanto languidecer y significa: Cubrirse, fallar, desmayarse, debilitarse, esconderse, sentirse abrumado1.
      Los diez espías que dieron un mal informe de Canaán hicieron que el alma y el corazón del pueblo desfalleciera y por eso lloraron y desearon morir (Nm. 14:2).
      Jonás recibió la orden del Señor de ir a Nínive a predicar, pero no obedeció, lo lanzaron al mar y cuando estaba en el vientre del pez su alma desfalleció y clamó al Señor y fue rescatado (Jon. 2:7).

j. Alma cansada, Jeremías 31:25

Porque habré embriagado el alma cansada, y henchido toda alma entristecida. (Jer. 31:25 RV-1909)

      La palabra "cansada" se traduce de "`ayef" que se refiera a languidecer y significa: Débil, sediento y cansado1.
      Debido a la persecución de Saúl David huyó, se fue a vivir a donde los filisteos (1 S. 27:2) y su alma se cansó porque estuvo orando y gimiendo por mucho tiempo (Sal. 69:3).

4. ENFERMEDADES DEL ESPÍRITU, 2 CORINTIOS 7:1

Por tanto, amados, teniendo estas promesas, limpiémonos de toda inmundicia de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. (2 Co. 7:1 RV-1909)

      Una de las razones por las que se enferma el espíritu del cristiano es porque no se sanan las enfermedades que están afectando el alma.
      Veamos unos aspectos de algunas enfermedades del espíritu:

a. Amargura de espíritu, Génesis 26:33-35

Y fueron amargura de espíritu á Isaac y á Rebeca. (Gn. 26:35 RV-1909)

      La palabra "amargura" se traduce de "mo?ra?h" que se refiere a amargura y problemas y también significa dolor1.
      Esta enfermedad es posiblemente la más común y la pueden provocar las injusticias y los pensamientos o dardos que lanza el enemigo (Gn. 49:22-23).
      Esta enfermedad puede contaminar el ser integral de la persona, contaminar a otros y que deje de alcanzar al gracia de Dios (He. 12:15); por ello debe ser eliminada a través de la ministración y de la sujeción al ministro de la congregación (1 S. 22:1-2).

b. Tribulación de espíritu, 1 Samuel 1:15

Y Ana le respondió diciendo: No, señor mío; yo soy una mujer atribulada de espíritu; no he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehová. (1 S. 1:15 RV-1960)

      La palabra "atribulada" se traduce de "qa?s?eh" que significa: Duro, áspero, cruel, severo, fuerte, violento, feroz1.
      Esta enfermedad es un estado peor de la condición del espíritu humano, entre otros, por no haber sanado la amargura de espíritu; además la puede provocar el trato severo, violento y feroz; y a su vez puede volver a la persona dura, áspera, muy severo, violenta y feroz.
      El cristiano puede ser sano de esta enfermedad a través de la ministración y de la bendición ministerial (1 S. 1:15-17).

c. Quebrantamiento de espíritu, Proverbios 15:4

La sana lengua es árbol de vida: mas la perversidad en ella es quebrantamiento de espíritu. (Pr. 15:4 RV-1909)

      La palabra "quebrantamiento" se traduce del hebreo "š??er" que significa: Destrucción, ruina, aflicción, fractura, solución de un sueño, violación1.
      Esta enfermedad la puede provocar por la perversidad de la lengua, ya sea de la misma persona o de otra, trayendo consigo desanimo e incluso depresión.
      Asimismo consiste en quebrantarse delante de los hombres, pero no delante de Dios.
      La solución para esta enfermedad consiste en quebrantarse delante de Dios (Sal. 51:17) y ser prudente en cuanto a lo que se habla y oye (1 Co. 15:33).

d. Altivez de espíritu, Proverbios 16:18

Antes del quebrantamiento es la soberbia; y antes de la caída la altivez de espíritu. (Pr. 16:18 RV-1909)

      La palabra "altivez" se traduce de "gôbahh" que significa elevación, grandeza, arrogancia, excelencia, arrogante, altura, alto, soberbia, orgullo1.
      Esta enfermedad es el resultado de tener un concepto más alto de sí mismo que el que se debe tener; ya sea por habilidades o talentos; así como por las manifestaciones sobrenaturales o la autoridad que se recibe de parte de Dios (Ez. 32:10-11).
      La altivez es un paso previo a caer y se puede manifestar por medio del menosprecio hacia los demás, incluyendo a las autoridades.
      La altivez se debe combatir con el arrepentimiento y la humillación para tener el valor e identidad reales (Ap. 3:17-19) y, en algunos casos, por medio del aguijón que Dios pone (2 Co. 12:7).

e. Aflicción de espíritu, Eclesiastés 4:4

Visto he asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras mueve la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu. (Ec. 4:4 RV-1909)

      La palabra "aflicción" se traduce de "re?û?" que significa: Esfuerzo, irritación; se refiere a los esfuerzos de una persona para lograr algo, alcanzar o dominar algo, para descubrir todo sobre el mundo y sus propósitos1.
      Esta enfermedad es el resultado de las obras que se hacen fuera del reposo de Dios; asimismo puede ser el resultado de querer retener una condición especifica o envidiar la condición de otro. La sabiduría, el conocimiento y el gozo humano así como la abundancia material pueden provocar la aflicción de espíritu (Ec. 2:26; 4:6).
      La aflicción de espíritu se manifiesta a través de la inconformidad, insatisfacción y la murmuración.
      Salomón también menciona la "vanidad2" como una enfermedad que afecta y daña el espíritu juntamente con la aflicción.
      La sanidad a estas enfermedades viene a través de la ministración, ofrecerse como sacrificio vivo a Dios para conocer su voluntad y renovar la mente (Ro. 12:1-2).

f. Tristeza de espíritu, Isaías 54:6

Porque como á mujer dejada y triste de espíritu te llamó Jehová, y como á mujer moza que es repudiada, dijo el Dios tuyo. (Is. 54:6 RV-1909)

      La palabra "tristeza" se traduce de "?Âtsab" que es una raíz que se utiliza para tallar, fabricar o confeccionar; por lo tanto para preocuparse, enojarse y también significa: Disgustar, afligir, lastimar, irritar, arrebatar, dolor, vejar1.
      El significado de la palabra "tristeza" denota algo que ha sido grabado o labrado causando profundas heridas; esto puede causarse por el abandono o el enojo de algunos seres amados hacia una persona.
      Esta tristeza puede llevar consigo desanimo y depresión, así como alejarse de la comunión de los demás hermanos.
      El profeta Isaías también menciona el estado "dejado2" o "abandonado3" como enfermedades que afectan el espíritu del cristiano.
      La sanidad para estas enfermedades se encuentra a través de ministrarse y buscar la reconciliación con quienes provocaron la herida (Mt. 18:15).

g. Angustia o desaliento de espíritu, Isaías 61:3

A ordenar á Sión á los enlutados, para darles gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar del luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. (Is. 61:3 RV-1909)

      La palabra "angustiado" se traduce de "kêheh" que se utiliza para indicar débil, oscuro y significa: Algo oscuro, oscuridad, cera tenue, pesadez, humear1.
      Esta enfermedad consiste en el debilitamiento, desmayo o abatimiento espiritual debido a las circunstancias adversas durante periodos de tiempo muy prolongados; asimismo por algún pecado cometido y que la persona piensa equivocadamente que no será perdonada.
      Se manifiesta a través de la actitud negativa de la persona, así como en la auto-condenación por cualquier situación o palabra que escucha y en la falta de libertad para adorar a Dios. Esta enfermedad se elimina por medio de la reconciliación con Dios y consigo mismo, así como por la cubertura del manto de alabanza; por la ministración y la bendición de un ministro.

Dios quiere sanar completamente nuestro espíritu, alma y cuerpo para que disfrutemos de la vida y de la abundancia que nos ha heredado (3 Jn 1.2); y para ello utiliza su Palabra, su Espíritu Santo y a sus siervos de la misma manera que utilizó a los apóstoles para sanar al hombre que era cojo desde su nacimiento (Hch. 3:6).




Iglesia de Cristo Ebenezer Villa Nueva
Ministerios Ebenezer

13 Calle 14-25, Colonia Proyectos/santa isabel 2 - Zona 3 de Villa Nueva, Guatemala.

correo@ebenezervillanueva.org


El boletín de Ebenezer Villa Nueva   El horario de Ebenezer Villa Nueva   El Feed de Ebenezer Villa Nueva   Ebenezer Villa Nueva en Slideshare   Ebenezer Villa Nueva en Archive.Org

Todos los derechos reservados 2021

// Desarrollo Web, App's para Android y automatización de Twitter