Ebenezer Villa Nueva en Twitter Biblia Radio Estudios Podcast Video Nosotros Librería Etiquetas App

LA BENDICIÓN BERAKÁH (5)

Paypal     Compartelo     Compartelo     Compartelo en WhatsApp     Compartelo en Telegram   tags #   bendicion    berakah    estudio   

Y sucederá que si obedeces diligentemente al SEÑOR tu Dios, cuidando de cumplir todos sus mandamientos que yo te mando hoy, el SEÑOR tu Dios te pondrá en alto sobre todas las naciones de la tierra. Y todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán, si obedeces al SEÑOR tu Dios, bendito serás en la ciudad, y bendito serás en el campo.

DEUTERONOMIO 28:1-3

La Biblia nos enseña que Dios se agrada de la obediencia antes que de los sacrificios, porque la obediencia es mejor que ofrecer sacrificios y por el contrario la obstinación es como iniquidad e idolatría (1 S. 15:22-23), por esas razones debemos procurar y esforzarnos por obedecer al Señor.

En Deuteronomio 28:1-3 vemos que para recibir las bendiciones, berakah, del Señor, debemos obedecer diligentemente su Palabra. En ese sentido la Biblia nos muestra las cosas que debemos hacer para obedecer al Señor.
      Dios, nuestro Padre, más que nadie desea nuestro bienestar permanente e integral por nos invita a que le obedezcamos diligentemente y por amor, veamos:

1. Y SUCEDERÁ QUE SI "OBEDECES DILIGENTEMENTE"

Las palabras "obedecer" y "diligentemente" se traducen del hebreo "shamá". La versión Reina Valera 1865, traduce Deuteronomio 23:1-3 así: "Y será, que si oyendo oyeres la voz de Jehová tu Dios para guardar, para hacer todos sus mandamientos que yo te mando hoy, también Jehová tu Dios te pondrá alto sobre todas las gentes de la tierra."
      La frase "oyendo oyeres la voz de Jehová tu Dios", muestra que para obedecer "diligentemente" necesitamos escuchar dos veces, doblemente, escuchar y ser dóciles a la Palabra y los mandamientos del Señor. También expresa la importancia de escuchar las veces que sea necesario la Palabra del Señor (Fil. 3:1). En ese sentido es interesante ver que cuando el Señor llamó a Samuel, repitió dos veces su nombre (1 S. 3:6, 10). Incluso, el Señor indicó que escuchar, es decir atender, discernir, entender, obedecer, dócil, oír con atención u obediencia, es parte del primer y más grande mandamiento (Dt. 6:4-5; Mr. 12:29-30).

2. TODAS ESTAS BENDICIONES VENDRÁN SOBRE TÍ "Y TE ALCANZARÁN"

Cómo consecuencia de que escuchemos, seamos dóciles y obedezcamos diligentemente seremos cristianos victoriosos y vendrán sobre nosotros, nuestra familia y nuestra descendencia las bendiciones del Señor.
      La expresión que indica que las bendiciones nos "alcanzarán" deja ver que aunque el enemigo se oponga a que recibamos las bendiciones, haya autoridades o personas que digan expresiones o maldiciones en contra nuestra o se opongan a que recibamos la bendiciones de Dios, si obedecemos diligentemente la Palabra, el Señor las anulará y las convertirá en bendiciones y nos alcanzarán (Dn. 10:11-13; Sal. 3:2; 22:7; 42:3, 10; 71:11), así como lo hizo cuando Balac quería maldecir a Israel por medio de Balaam, pero Dios no lo permitió (Nm. 22:5-24:25; Dt. 23:5).

3. NO ES MUY DIFÍCIL OBEDECER AL SEÑOR, DEUTERONOMIO 30:11-14

Los versos citados nos muestran que Dios no nos pedirá hacer algo que no podamos o que esté fuera de nuestras posibilidades, sino que nos pide hacer lo que Él sabe que lo podemos y está a nuestro alcance.
      En el verso 14 se indica que no es muy difícil porque la Palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la guardes. Y para que la Palabra esté en nuestro corazón y en nuestra boca es necesario que la escuchemos y leamos constantemente y la guardemos (1 Ti. 4:13; Lc. 6:45).

4. LA OBEDIENCIA POR LA FE Y EL AMOR, HEBREOS 11:8; JUAN 14:15

Por la fe Abraham, al ser llamado, obedeció, saliendo para un lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber adónde iba.
      La Biblia indica que Abraham, por la fe, obedeció al llamado del Señor y caminó hacia un lugar que recibiría como herencia, sin saber adónde iba. Esto nos muestra que cuando el Señor nos pide hacer cosas que no comprendemos, pero que están respaldadas en su Palabra, debemos obedecerle por la fe para agradarle (He. 11:6), y en fe y obediencia llegaremos a ser amigos de Dios (Stg. 2:23).
      El cristiano no debe obedecer al Señor por miedo, como falsamente algunas personas enseñan o predican que se debe hacer, sino que debemos hacerlo por amor y fe, porque quien ama, obedece, porque el Señor indicó "Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos" (Jn. 14:15).
      En el libro de los Hechos leemos que Bernabé animó a los hermanos de Antioquía a no perder la fe y a obedecer siempre de todo corazón al Señor (Hch. 11:23), y Apocalipsis encontramos una bendición para quienes permanecen en la obediencia a la fe de los mandamientos del Señor (Ap. 14:12).

5. EN EL SUFRIMIENTO SE APRENDE OBEDIENCIA, HEBREOS 5:7-9

Una de las bendiciones del sufrimiento es que nos permite aprender obediencia, el mismo el Señor Jesús aprendió obediencia a través del sufrimiento.
      Asimismo vemos en el libro de los Hechos que los apóstoles no se quejaron, no renegaron, no maldijeron, no tomaron venganza ni cosa similar cuando sufrían por su obediencia hacia el Señor Jesús, sino que se gozaron (Hch. 5:41), de igual forma nosotros debemos gozarnos al comprender que el sufrimiento permite que aprendamos la obediencia.

6. ELEGIDOS PARA OBEDECER A JESUCRISTO, 1 PEDRO 1:1-2

La Biblia indica que todos los que hemos nacido de nuevo, fuimos elegidos por el Padre en la santificación del Espíritu Santo, para obedecer a Jesucristo y ser rociados por su sangre, y este es el contexto de lo que el Señor le indicó a sus discípulos "No me elegisteis vosotros a mí , mas yo os elegí a vosotros" (Jn. 15:16-19).
      Esto es un motivo de alegría para todo cristiano, porque dado que fue Dios quien nos escogió, Él mismo se encargará de que aprendamos obediencia para agradarle, porque está escrito que "el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús." (Fil. 1:6), porque nos eligió desde antes de la fundación del mundo para ser santos y sin mancha delante de Él (Ef. 1:3-6), y para avergonzar a los sabios, a los fuertes y para que nadie se jacte ante Él, de que es por sí mismo que Dios lo ha elegido (1 Co. 1:26-29).

7. DEBEMOS OBEDECER PRIMERO A DIOS, HECHOS 5:29

Antes que a cualquier persona, sentimiento, sueño, visión o profecía debemos obedecer al Señor. Es por medio del conocimiento de las Sagradas Escrituras como vamos a saber lo que Dios quiere que hagamos, también el Espíritu Santo nos guiará a toda la verdad para que podamos obedecer al Padre.
      Vemos en el capítulo 35 de Jeremías cómo el Señor puso como ejemplo de obediencia a los recabitas, porque se guardaron en obediencia a lo que Jonadab les había indicado y como consecuencia el Señor les prometió que no haría falta hombre que estuviera delante de Él todos los días.
      En Deuteronomio 28:1-14 podemos leer muchos de los beneficios que obtenemos cuando somos obedientes a Dios.

8. OBEDECER A LOS PADRES Y A LOS AMOS, COLOSENSES 3:20-24; EFESIOS 6:1-6

El apóstol Pablo en dos oportunidades para nosotros, una a los de Colosa y otra a los de Éfeso, da varias instrucciones respecto a la familia, por un lado instruye a los hijos para que obedezcan a los hijos en todo y por el otro le indica a los padres que no deben exasperar a los hijos.

a. Consejos familiares

Los hijos, mientras viven con sus padres, deben obedecerles en todo lo que les instruyan, toda vez no vaya en contra de la obediencia a Dios, porque al hacerlo, les honran y como consecuencia les irá bien y tendrán larga vida. Precisamente por eso, hay personas que fueron obedientes a sus padres y tienen una buena vida; pero por el contrario hay quienes no les va bien en la vida, porque no fueron obedientes a sus padres.
      La instrucción a los padres es que no exasperen a sus hijos. Según el diccionario de la Real Academia Española "exasperar" es "lastimar, irritar una parte dolorida o delicada"; esta palabra se refiere a abusos emocionales y físicos hacia los hijos.
      Esas situaciones producen que los hijos se desanimen, sean pusilánimes1 y guarden hacia sus padres ira, rencor, amargura, les falten el respeto y cosas similares y peores.
      Por el contrario, los padres deben educar a los hijos con amor según la enseñanza, instrucción y disciplina del Señor.

b. Consejos laborales

Las instrucciones apostólicas en el aspecto laboral para los empleados son que se debe obedecer al jefe, se debe trabajar no solamente para que éste los vea y así agradarle, sino con sinceridad de corazón, con temor del Señor, haciéndolo de corazón para Él y a su debido tiempo nos dará el premio de la herencia.
      También aconseja a no trabajar de mala gana, sino con gusto como sirviendo al Señor.
      Las instrucciones para los propietarios de empresas o jefes, son que deben tratar bien a los empleados, sin amenazas, ni favoritismos; tampoco se debe explotarlos ni retener el salario, sino cumplir con lo acordado con el empleado, incluso de acuerdo a la legislación laboral (Lv. 19:13; Dt. 24:15).
      Cuando un propietario de alguna empresa o jefe, explota y/o retiene el salario de los empleados; éstos pueden clamar al Señor y Él los escuchará, y al propietario y/o jefe le será tomado como pecado y le será requerido.

9. OBEDECER A LOS PASTORES, HEBREOS 13:17

Parte de la obediencia hacia Dios, es la obediencia hacia los ministros y autoridades que Él ha designado en la Iglesia. En Efesios 4:11 se indican los ministros que Dios ha dejado para alimentar, cuidar y edificar a la iglesia, los ministros son: apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros.
      El Señor también nos pide que nos sujetemos a ellos porque velan por las almas de los miembros de la Iglesia, pero si alguien no atiende estas instrucciones el pastor puede llegar ante el Señor y presentar su queja, lo cual no es provechoso para la oveja.
      En este punto es importante indicar que no todo el que se dice ser pastor, es pastor nombrado por el Señor, porque debemos recordar que la Biblia nos advierte de falsos ministros que se introducirán dentro de la Iglesia para conducirla a la destrucción; por demás está mencionar los casos del siglo pasado de falsos ministros que engañaron a multitudes y las llevaron a la muerte.

10. ¿QUIÉN OS IMPIDIÓ OBEDECER A LA VERDAD? GÁLATAS 5:1-7

Estos versos el apóstol Pablo se esta expresando el daño que causó a las iglesias de Galacia la doctrina judaizante, que también hoy en día está dañando al Cuerpo de Cristo; sin embargo, este solamente es un ejemplo de cómo las falsas doctrinas apartan a los cristianos de la obediencia a la verdad, para conducirlos al engaño, destrucción y perdición eterna.
      Esto no es de extrañar pues desde el principio de la creación y desde el principio de la Iglesia, el enemigo siempre estará como león rugiente viendo a quien devorar. Por tal razón es de vital importancia que obedezcamos diligentemente la Palabra del Señor, para no ser engañados, confundidos y conducidos a la destrucción.

Nadie más que el Señor desea nuestro bien, y al mismo tiempo, si nosotros queremos el bien, debemos estar atentos a los mandamientos del Señor y su Palabra, para obedecerlos, ser dóciles a ellos y ponerlos en práctica, para que las bendiciones de Dios vengan y nos alcancen a nosotros nuestra familia, descendencia y ministerio.




Iglesia de Cristo Ebenezer Villa Nueva
Ministerios Ebenezer

13 Calle 14-25, Colonia Proyectos (o santa isabel 2) - Zona 3 de Villa Nueva, Guatemala.

correo@ebenezervillanueva.org


El boletín de Ebenezer Villa Nueva   El horario de Ebenezer Villa Nueva   El Blog de Ebenezer Villa Nueva   El Feed de Ebenezer Villa Nueva   Ebenezer Villa Nueva en Slideshare   Ebenezer Villa Nueva en Archive.Org

Todos los derechos reservados 2021

// Desarrollo Web, App's y automatización de Twitter