Ebenezer Villa Nueva en Twitter Biblia Radio Estudios Podcast Video Nosotros Librería Etiquetas App

EL SINCRETISMO

Paypal     Compartelo     Compartelo     Compartelo en WhatsApp     Compartelo en Telegram   tags #   sincretismo    estudio   

REQUIERO yo pues delante de Dios, y del Señor Jesucristo, que ha de juzgar á los vivos y los muertos en su manifestación y en su reino. Que prediques la palabra; que instes á tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende; exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando ni sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo comezón de oir, se amontonarán maestros conforme á sus concupiscencias, Y apartarán de la verdad el oído y se volverán á las fábulas.

2 TIMOTEO 4:1-4 RV1909

La Biblia nos enseña que el peligro de mezclar lo verdadero con lo falso siempre ha acechado y perjudicado al pueblo de Dios, a Israel en el Antiguo Testamento y a la iglesia en el Nuevo.
      Por ello el apóstol Pablo advierte que hay personas que no sufren la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonan maestros conforme a sus concupiscencias, apartan su oído de la verdad y se vuelven a las fábulas1.
      La comezón de oír da lugar a las mezclas de algunas de las enseñanzas del evangelio de Jesucristo con falsas enseñanzas, fábulas,2 mitos3 y leyendas que dan como resultado "evangelios" extraños y falsos ministros que anuncian a otro Jesús, otro evangelio y ministran otro espíritu (2 Co. 11:3-4).
      Por ello hay cristianos, congregaciones, misiones y denominaciones que se han apartado de Cristo para seguir evangelios extraños; pues el enemigo les envió falsos ministros que las perturbaron4 (Gá. 1:6-8).

La palabra "sincretismo" se deriva del griego synkr?tismós y se refiere a la coalición de dos adversarios contra un tercero'; es el sistema en el que se mezclan, funden, unen o concilian diferentes doctrinas, creencias o elementos religiosos1.
      Asimismo en en el libro de Daniel vemos que las mezclas2 (Dn. 2:41) están presentes en la última parte de la estatua que vio Nabucodonosor; y esas mezclas3 se realizan por medio de alianzas humanas (Dn. 2:43). Es decir que el sincretismo es uno de los movimientos de error que tiene auge en los tiempos finales para atacar, contaminar, engañar, desviar y destruir a la iglesia del Señor.
      Veamos algunos de los casos en los que Israel o la iglesia cayeron en el error del sincretismo:

1. EL SINCRETISMO EN ISRAEL, SALMO 106:34-39

No destruyeron a los pueblos que Jehová les dijo; antes se mezclaron1 con las naciones, y aprendieron sus obras, y sirvieron a sus ídolos, los cuales fueron causa de su ruina. Sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios, y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, que ofrecieron en sacrificio a los ídolos de Canaán, y la tierra fue contaminada con sangre. Se contaminaron así con sus obras, y se prostituyeron con sus hechos. RV1909.

      El Salmo 106 describe la mezcla o el sincretismo4 en el que cayó Israel y en el que aprendió las obras de los pueblos entre los que habitaba, sirvió a ídolos; sacrificó sus hijos e hijas a los demonios, derramó la sangre de sus hijos e hijas cuando los ofreció en sacrificio a los ídolos.
      Ahora debemos poner atención a los errores de Israel y sus consecuencias para no cometerlos, porque quedaron escritos para nuestra enseñanza (Ro. 15:4).

a. El sincretismo introducido por Aarón, Éx. 32:2-6

Cuando Israel salió de Egipto no se despojó de la idolatría que allí aprendió (Am. 5:25-26; Hch. 7:40-43); asimismo se llevó de Ramesés1 a una gran multitud de gente mezclada2 (Ex. 12:38 VM; LBLA; KJV; HNV) quienes, por ejemplo, tenían sus propias costumbres y religión; posteriormente esa gente con la que se mezcló3 (Nm. 11:4) los provocó a llorar por comer carne, recordar la comida que según ellos era gratis (Nm. 11:5) y que de esa manera despreciara el maná y al Señor (Nm. 11:6; 20).
      Esto nos enseña que cuando la iglesia se mezcla con el mundo corre el peligro de caer en el sincretismo y menospreciar al Padre, a Jesús (Jn. 6:48-51) y su Palabra.
      En Éxodo 32 vemos que cuando Aarón no subió al monte con Moisés para tener comunión con Dios, introdujo el sincretismo en el pueblo, pues formó un becerro de fundición de los zarcillos de oro (v. 4), edificó un altar delante del becerro y le pregonó al pueblo que al día siguiente harían fiesta al Señor (v. 5); luego el pueblo madrugó, ofreció holocaustos, presentó ofrendas de paz; se sentó a comer y a beber, y se levantó a regocijarse.
      Esto nos enseña que cuando los ministros no se han despojado de las creencias paganas y no tienen comunión con Dios conducen a la iglesia hacia el sincretismo y a volver a practicar la idolatría de donde el Señor la sacó.

b. El sincretismo introducido por Gedeón, Jue. 8:27

A pesar de que Josué advirtió a Israel de que no se mezclara con los habitantes de Canaán (Jos. 23:6, 12), ellos no obedecieron, sino que se mezclaron y practicaron el sincretismo cuando mezclaron el culto a Jehová con las prácticas paganas idolátricas de los gentiles.
      En Jueces 8:27 vemos el sincretismo que Gedeón introdujo en Israel, pues hizo un efod con el que todo Israel fornicó y lo mantuvo, u otro similar, por mucho tiempo (Os. 3:3-4).
      En los versos previos al 27 leemos que antes de hacer el efod, Gedeón obtuvo grandes victorias sobre Madian; se vengó y mató a quienes no le ayudaron (Jue. 8:5-9; 14-17).
      Esto nos enseña que cuando los ministros o líderes se dejan llevar por las victorias y su carácter pueden cometer el error de introducir el sincretismo en la iglesia, conduciéndola a la idolatría (V. 27).
      En el judaismo del Antiguo Testamento el efod era parte de las vestiduras del sumo sacerdote (Ex. 28:1-33) y de los sacerdotes, por lo que el efod que hizo Gedeón nos habla de que el sincretismo inventa sus propias vestiduras a imitación de las verdaderas; también inventa sus coberturas, ministerios y ministros que conducen a la iglesia a la fornicación e idolatría.
      El efod también se utilizaba para consultar al Señor (1 S. 23:9-12; 30:7-8); por ello el efod de Gedeón nos habla de que en el sincretismo no se busca la guía de Dios; sino que, por ejemplo, de los hechiceros y adivinos (1 S. 28:7-8).

c. Sincretismo introducido por Jefté, Jue. 11:30-31

En Jueces 11:30-31 vemos el sincretismo que Jefté introdujo en Israel, pues hizo voto a Jehová de hacer un sacrificio humano y por ello sacrificó a su hija (v. 39).
      En los versos previos al 30 leemos que antes de hacer el voto del sacrificio humano, Jefté obtuvo una gran victoria sobre los amonitas (Jue. 11:32-33).
      Esto una vez más nos enseña que cuando los ministros o líderes no se han despojado de las creencias paganas y se dejan llevar por las victorias, corren el peligro de introducir el sincretismo en la iglesia, provocando la muerte espiritual o física incluso de los hijos (v. 39).
      Hay que prestar atención al hecho de que estos casos de sincretismo ocurrieron cuando no había rey en Israel y cada quién hacía lo que le parecía bien (Jue. 17:6).

d. El sincretismo introducido por Micaía, Jue. 17

En Jueces 17 vemos el sincretismo que se originó en la familia de Micaía, pues ésta mezcló aspectos de la religión judía con los de religiones paganas; sus dioses falsos e idolatría; Micaía tuvo un templo con dioses falsos; hizo ídolos y un efod (v. 4-5); inventó un sacerdocio (Jue. 17:5) e incluso un levita realizó las funciones sacerdotales de ese nuevo culto (Jue. 17:7-13).
      Los dioses y el templo que Micaía hizo para ellos nos hablan de que el sincretismo conduce a diversas formas de idolatría.
      Micaía fue más lejos que Gedeón porque inventó un sacerdocio para su culto derivado del sincretismo y en él consagró a uno de sus hijos. Esto nos enseña que el sincretismo inventa sus propios cultos, ritos y sistemas ministeriales que no son los establecidos en la Biblia sino que los imitan o se hacen pasar por verdaderos.
      El libro de Jueces deja ver que Micaía pertenecía a una familia con abundancia económica (v. 1-4, 10); lo que nos enseña que hay cristianos que practican el sincretismo en su casa o círculo familiar y pueden llegar a introducirlo en la iglesia; asimismo enseña que el sincretismo puede entrar a la iglesia por medio de algunos miembros influyentes política, social o económicamente.

e. El sincretismo en la tribu de Dan, Jue. 18

En Jueces 18 vemos que el sincretismo que se originó con Micaía se extendió a la tribu de Dan, pues ellos se llevaron de la casa de Micaía a los dioses falsos tallados y fundidos, los ídolos, el efod y al levita (v. 17-20); luego en su territorio levantaron la imagen tallada y pusieron como sus sacerdotes a Jonatán y sus hijos (v. 30-31).
      Asimismo después de que la tribu de Dan venció a los habitantes de Lais establecieron para ellos el culto derivado del sincretismo. Esto nos enseña que cuando alguna congregación, misión o denominación se deja llevar por las victorias o por algunos de sus miembros influyentes, corre el peligro de copiar y caer en el sincretismo que anteriormente unos pocos creían y practicaban.

f. El sincretismo introducido por Jeroboam, 1 R. 12

En 1 Reyes 12 vemos el sincretismo que el rey Jeroboam introdujo en Judá, pues que con tal de mantener el reinado hizo dos becerros de oro, le dijo al pueblo que eran sus dioses que lo hicieron subir de Egipto (v. 28); puso uno en Betel y el otro en Dan (v. 29) para que el pueblo adorara delante de ellos (v. 30); hizo centros de culto, estableció sacerdotes y el mismo realizaba funciones de ese sacerdocio (v. 31-32; 33); estableció sus propias fiestas como imitación de las verdaderas (v. 32) e hizo fiestas para el pueblo (v. 33).
      Esto nos enseña que el sincretismo conduce a la falsa doctrina de la prosperidad y al amor al dinero (v. 28-30); establece sus propios centro de culto y sus propios ministros (v. 31-32; 33); se inventa y establece celebraciones religiosas que imitan a las verdaderas (v. 32) y fiestas para el pueblo (v. 33).

g. El sincretismo introducido por el rey de Asiria, 1 R. 17

En 2 Reyes 17:24-33 vemos el sincretismo que el rey de Asiria introdujo en Israel, pues llevó a Samaria gente de Babilonia, Cuta, Ava, Hamat y Sefarvaim (v. 24); hizo que un sacerdote les enseñara como temer al Señor (v. 27-28); aunque ellos hicieron sus dioses (v. 29-30), hicieron del pueblo sacerdotes de sus religiones mezcladas (v. 32); y temían a Jehová y honraban a sus dioses (v. 33).
      Esto nos enseña que los gobernantes seculares en algún momento pueden llegar a imponer el sincretismo en la iglesia produciendo una religión extraña, en la que la gente hace sus dioses (v. 29-30), pone sus ministros (v. 32); temen a Dios y sigue honrando a sus dioses falsos (v. 33).

2. EL SINCRETISMO EN LA IGLESIA, 2 TIMOTEO 4:1-4

REQUIERO yo pues delante de Dios, y del Señor Jesucristo, que ha de juzgar á los vivos y los muertos en su manifestación y en su reino. Que prediques la palabra; que instes á tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende; exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando ni sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo comezón de oir, se amontonarán maestros conforme á sus concupiscencias, Y apartarán de la verdad el oído y se volverán á las fábulas. RV1909.

      El apóstol Pablo advirtió que vendría el tiempo en que las personas no sufrirían la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarían maestros conforme a sus concupiscencias, apartarían su oído de la verdad y se volverían a las fábulas.
      En el Nuevo Testamento vemos que el sincretismo siguió acechando al pueblo del Señor y que en algunos casos logró engañarlo.
      Veamos algunos de los casos de los sincretismos en los que ha caído la iglesia:

a. El sincretismo en Corinto, 2 Co. 11:3-5, RV1909

En la iglesia de Corinto se habían introducido personas que enseñaban doctrinas y predicaban enseñanzas producidas por el sincretismo; y que la iglesia las había aceptado y la estaban conduciendo a la apostasía (2 Co. 13:5), algunos de los aspectos de ese sincretismo son:
     
      i. Predica otro1 Jesús, 2 Co. 11:4
     
      Definitivamente Pablo, Silvano, Timoteo (2 Co. 1:19) y Tito (2 Co. 12:18) le predicaron a los corintios el verdadero Jesús. En las dos cartas leemos las características de Jesús que Pablo, Sóstenes y Timoteo creían y que, por lo tanto, le anunciaron a los Corintios; por ejemplo que el Señor será manifestado (1 Co. 1:7), fue crucificado (1 Co. 2:2), es el fundamento de la iglesia (1 Co. 3:11), es Señor por quien son todas las cosas (1 Co. 8:6), murió, regresará (1 Co. 11:23-26), murió, resucitó (2 Co. 4:10), fue levantado (2 Co. 4:14) y se hizo pobre por ellos (2 Co. 8:9).
      Por lo tanto el sincretismo en el que había caído la iglesia en Corinto predicaba a otro Jesús, uno diferente al descrito, por lo menos, en las dos cartas que Pablo, Sóstenes y Timoteo les habían enviado.
      Por esa razón ahora hay quienes predican y enseñan a otro Jesús, uno no bíblico, uno cósmico o revolucionario, o guerrillero, o humanista, o socialista, o comunista, etc.
     
      ii. Imparte otro2 espíritu, 2 Co. 11:4
     
      El sincretismo no imparte el Espíritu de Dios, sino que otro que es diferente, extraño11 y no de acuerdo a las Escrituras, pero que los corintios habían recibido (v. 4).
      El Espíritu que el apóstol Pablo le había explicado a los corintios, por ejemplo, trae la revelación del Padre (1 Co. 2:10), porque lo conoce (1 Co. 2:11), da conocimiento de Dios (1 Co. 2:12-13), lava, santifica, justifica (1 Co. 6:11), nos revela y hace que llamemos a Jesús el Señor (1 Co. 12:3), regala dones (1 Co. 12:4), nos bautiza en el cuerpo de Cristo (1 Co. 12:13), libera y da libertad (2 Co. 3:17).
     
      iii. Predica otro11 evangelio, 2 Co. 11:4
     
      El sincretismo no predica el evangelio de Dios y de Jesucristo, sino que otro que también es diferente, extraño11 y no de acuerdo a las Escrituras, pero que habían aceptado los corintios (v. 4).
      El evangelio que el apóstol Pablo le había predicado a los corintios explica, entre otras cosas, que los ministros que predican el evangelio deben vivir de él (1 Co. 9:14); se debe predicar gratuitamente (1 Co. 9:18); anuncia que Jesús murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó al tercer día conforme a las Escrituras (1 Co. 15:1-4).

b. El sincretismo en las iglesias de Galacia, Gá 1:6-9

Las iglesias de la región de Galacia también cayeron en el error del sincretismo; pero ellos no permanecieron mucho tiempo en la verdad sino que rápidamente cayeron en ese error (Gá. 1:6), se apartaron y cayeron de la gracia de Cristo (v. 1:6; 5:4) para seguir a otro11 evangelio; uno diferente y extraño (v. 6).
      En las iglesias de Galacia se introdujeron personas que anunciaban un sincretismo que era el resultado de mezclar las enseñanzas del evangelio con el judaismo (v. 3:1-3); ellos por medio de sus enseñanzas agitaron, alborotaron y perturbaron1 (v. 1:7) a las iglesias y las engañaron con facilidad (v. 1:6).
      Como consecuencia de ello las iglesias de Galacia rechazaron la revelación del evangelio (v. 1:11-12), para quedarse con la perversión del sincretismo judaizante.
      La Biblia explica que el judaismo ejerce un poder seductor, fascinante, alucinante y hechizante en las personas (v. 3:1 NTPB, RV1960, VM, KJV); y requiere, por ejemplo, la circuncisión (v. 5:2-3) guardar días, meses, tiempos y años (v. 4:9-11); y enseña la justificación por medio de la ley (5:4).
      Incluso el apóstol Pedro y Bernabé cayeron en algunas de las prácticas del sincretismo con el judaismo, y por ello el apóstol Pablo reprendió a Pedro (Gá. 2:11-14).
      El sincretismo, en cualquiera de los casos, es el intento por cambiar y pervertir2 (v. 1:7) el evangelio de Cristo en algo diferente; que es iniciado por gente anatema, bajo maldición o dedicada a la destrucción (v. 1:9) e incluso por ángeles caídos (v. 1:8-9).

c. El sincretismo en Éfeso, 1 Ti. 1:3-7

La región de Éfeso también fue atacada por el sincretismo de algunos que mezclaron las enseñanzas del evangelio con enseñanzas extrañas, y de lo que surgieron diversas, diferentes y extrañas doctrinas1.
      El sincretismo que atacó a las iglesias de Efeso contenían enseñanzas acerca de cuentos, fábulas, mitos1 y genealogías interminables (v. 1:4 LBLA, MRC, EMTV).
      Algunos de los hermanos que se desviaron de la verdad, se apartaron a las vanas palabrerías (v. 1:6) y fueron maestros de ese sincretismo; pretendieron ser doctores de la ley, pero ni siquiera entendieron lo que hablaron, ni lo que afirmaron (1 Ti. 1:7).
      Entre esos maestros que fueron blasfemos y que desecharon la fe y la buena conciencia estuvieron a Himeneo y Alejandro (1 Ti. 1:19).

d. El sincretismo en Creta, Tit. 1:5-14

Las región de Creta también fue atacada por el sincretismo que se había originado de diversas mezclas y que muchos estaban predicando en las iglesias de esa ciudad; por ello leemos que el apóstol Pablo le advirtió a Tito que habían muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión; quienes a través de sus enseñanzas y predicaciones estaban subvirtiendo, derribando, arruinando, trastornando y destruyendo1 a las iglesias, las familias y a los hermanos (Tit. 1:11).
      Esos predicadores y maestros del sincretismo eran herejes (v. 3:10) que contradecían la sana doctrina (v. 1:9), predicaban y enseñaban por interés económico (v. 1:11); eran mentirosos, malas bestias y perezosos (v. 1:12).
      Ese sincretismo tiene sus doctrinas, enseñanzas y predicaciones basadas en las fábulas judaicas, genealogías y mandamientos de hombres (v. 1:13; 3:9).

e. El sincretismo conduce al ecumenismo y ambos a la apostasía, Jer. 44; Hch. 19:27; Ap. 18:7

Como vemos el sincretismo consiste en mezclar o unir diferentes doctrinas, creencias o elementos religiosos; en el caso que nos ocupa ahora, de religiones paganas con la doctrina y culto verdadero.
      Luego el sincretismo conduce al ecumenismo, que consiste, en pocas palabras, en someterse y unirse a la Babilonia religiosa1, y a las demás religiones paganas para, supuestamente, buscar a Dios.
      Finalmente el sincretismo y el ecumenismo conducen a la apostasía, pues en el capítulo 44 de Jeremías vemos que el resultado del sincretismo de Israel y Judá fue que se apartaron del Señor para seguir, servir y adorar a dioses falsos, incluso a la reina del cielo (Jer. 44; Hch. 19:27; Ap. 18:7); y no quisieron volverse al Señor sino que exclamaron: Antes pondremos ciertamente por obra toda palabra que ha salido de nuestra boca, para ofrecer sahumerios á la reina del cielo, y derramándole libaciones, como hemos hecho nosotros y nuestros padres, nuestros reyes y nuestros príncipes, en las ciudades de Judá y en las plazas de Jerusalem, y fuimos hartos de pan, y estuvimos alegres, y no vimos mal alguno. Jer. 44:17 RV1909

El sincretismo es un arma que el enemigo está utilizando desde tiempos antiguos para contaminar aquellos corazones que tienen tibieza en su fe, a fin de confundirlos para que no alcancen la estatura que Dios desea sino que se alejen avergonzados en la Parousia de nuestro Señor Jesucristo; por ello debemos estar preparados y escudriñar las escrituras a fin de discernir cualquier doctrina que no tenga fundamento Bíblico y evitar ser contaminados con lo que vemos, leemos u oímos.
      No debemos dejarnos guiar por nuestros sentidos naturales para juzgar lo que sucede a nuestro alrededor porque de lo contrario podríamos ser engañados, que es el propósito del sincretismo, antes debemos ser guiados por el Espíritu Santo en todos nuestros caminos porque Él nos guiará a toda verdad (Jn. 16:13).




Iglesia de Cristo Ebenezer Villa Nueva
Ministerios Ebenezer

13 Calle 14-25, Colonia Proyectos (o santa isabel 2) - Zona 3 de Villa Nueva, Guatemala.

correo@ebenezervillanueva.org


El boletín de Ebenezer Villa Nueva   El horario de Ebenezer Villa Nueva   El Blog de Ebenezer Villa Nueva   El Feed de Ebenezer Villa Nueva   Ebenezer Villa Nueva en Slideshare   Ebenezer Villa Nueva en Archive.Org

Todos los derechos reservados 2021

// Desarrollo Web, App's y automatización de Twitter