Ebenezer Villa Nueva en Twitter Biblia Radio Estudios Podcast Video Nosotros Librería Etiquetas App

EL ESPÍRITU DE ADOPCIÓN Y LAS ARRAS DEL ESPÍRITU

Paypal     Compartelo     Compartelo     Compartelo en WhatsApp     Compartelo en Telegram   tags #   espiritu    adoptar    arras    estudio   

La Biblia enseña que Dios nos escogió desde antes de la fundación del mundo y nos bendijo con toda bendición espiritual para ser santos y sin mancha; además nos predestinó para adoptarnos como sus hijos (Ef. 1:3-6). Dios nos amó de tal manera que envió a su Hijo Jesucristo para morir por nosotros ofreciéndose en holocausto para perdonarnos, redimirnos, salvarnos, liberarnos y adoptarnos como sus hijos (Jn. 3:16; Gá. 4:5-6). Cuando las personas no han recibido la salvación por la gracia y la fe en Jesucristo, su sacrificio y su sangre no son hijos de Dios, sino que solamente son su creación y son hijos de este siglo (Lc. 20:34), hijos de desobediencia (Ef. 2:2), hijos de rebelión (Col. 3:6), hijos de maldición (2 P. 2:14), hijos de ira (Ef. 2:3; 5:6) e hijos del diablo (Jn. 8:41-44). Cuando recibimos la salvación por medio de Jesucristo y nacemos de nuevo dejamos de ser hijos de este siglo, de desobediencia, de rebelión, de maldición, de ira y del diablo; y Dios empieza a hacer en nuestra vida un proceso de liberación, restauración y transformación par



La Biblia enseña que Dios nos escogió desde antes de la fundación del mundo y nos bendijo con toda bendición espiritual para ser santos y sin mancha; además nos predestinó para adoptarnos como sus hijos (Ef. 1:3-6).
      Dios nos amó de tal manera que envió a su Hijo Jesucristo para morir por nosotros ofreciéndose en holocausto para perdonarnos, redimirnos, salvarnos, liberarnos y adoptarnos como sus hijos (Jn. 3:16; Gá. 4:5-6).

Cuando las personas no han recibido la salvación por la gracia y la fe en Jesucristo, su sacrificio y su sangre no son hijos de Dios, sino que solamente son su creación y son hijos de este siglo (Lc. 20:34), hijos de desobediencia (Ef. 2:2), hijos de rebelión (Col. 3:6), hijos de maldición (2 P. 2:14), hijos de ira (Ef. 2:3; 5:6) e hijos del diablo (Jn. 8:41-44).
      Cuando recibimos la salvación por medio de Jesucristo y nacemos de nuevo dejamos de ser hijos de este siglo, de desobediencia, de rebelión, de maldición, de ira y del diablo; y Dios empieza a hacer en nuestra vida un proceso de liberación, restauración y transformación para llegar a ser sus hijos (1 Jn. 3:1).
      Jesucristo es el Hijo Unigénito1 del Padre (Jn. 1:14, 18; 3:16, 18; 1 Jn. 4:9), es el único en su clase, género y especie porque Él es Dios (Jn. 1:1; Tit. 2:3).
      Desde antes de la fundación del mundo Dios nos predestinó para adoptarnos como sus hijos (Ro. 8:29), pero aunque llegamos a ser sus hijos de ninguna manera somos hijos iguales a Jesucristo porque Él es unigénito y es Dios.
      La palabra "adopción" se traduce del griego "uiothesia" que, entre otras cosas, significa: El lugar y la condición de un hijo dado a alguien a quien no le pertenece de forma natural; la toma de una persona por hijo2. En idioma español adopción es la acción de adoptar y es la acción y efecto de adoptar o tomar como propio a alguien o algo3 y adoptar es tomar legalmente en condición de hijo al que no lo es biológicamente y recibir legalmente como hijo al que no lo es naturalmente4.
      Los significados anteriores explican que cuando el Padre nos adoptó nos tomó como suyos propios y nos dio el lugar y la condición de hijos amados (Ef. 5:1).
      Veamos algunos aspectos relacionados a nuestra adopción como hijos de Dios:

1. DIOS NOS PREDESTINÓ PARA SER ADOPTADOS, EFESIOS 1:3-6

Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de él en amor; habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos por Jesucristo para sí mismo, según el beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado. (Ef. 1:3-5 RV-SBT)

      Los versos anteriores muestran que desde antes de la fundación del mundo, es decir en la pre-existencia, Dios por su gran amor y voluntad nos predestinó1 para adoptarnos por medio de Jesucristo, tomarnos como suyos propios y darnos el lugar y la condición de hijos; porque por medio de su Hijo amado Él nos ha aceptado.
      Asimismo en Romanos 8:29 leemos que, también en la pre-existencia, Dios nos conoció y nos predestinó para que después de adoptarnos seamos hechos conforme a la imagen de su Hijo y Él sea el primogénito2 entre muchos hermanos.
      Ahora bien aunque fuimos predestinados para ser adoptados y ser hechos conforme a la imagen del Hijo; solamente seremos hijos semejantes en su naturaleza derivada.

2. DIOS ENVIÓ A SU HIJO PARA REDIMIRNOS Y DARNOS LA ADOPCIÓN, GÁLATAS 4:3-6

Así también nosotros, cuando éramos niños, éramos siervos bajo los rudimentos del mundo. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la ley, a fin de recibir la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: ¡Abba, Padre!. (Gá. 4:4-6 RV-SBT)

      Cuando llegó el tiempo que Dios determinó (Dn. 9:24-25) envió a su Hijo para morir y dar su vida en sacrificio para redimir al ser humano.
      Veamos algunas enseñanzas acerca de la redención de ser humano:

a. La esclavitud del ser humano, Gálatas 4:3

El ser humano por naturaleza no se pertenece a sí mismo ni es libre, sino que está dominado por espíritus de las tinieblas porque, cuando menos, tiene un espíritu de esclavitud (Ro. 8:15), tiene sobre sí un yugo de esclavitud (Gá 5:1) y es esclavo de los rudimentos del mundo (Gá. 4:3, 9), del pecado (Jn. 8:34; Ro. 6:16, 20), de los hombres (1 Co. 7:23), de religiosos (2 Co. 11:20), de la religión (Gá. 2:4), de vicios (Tit. 2:3), de concupiscencias, de los deleites (Tit. 3:3); de la corrupción (2 P. 2:19) y de la ley (Gá. 4:22-25).
      El ser humano además de ser esclavo; a causa del la transgresión, pecado e iniquidad también tiene como padre al diablo (Jn. 8:44).

b. El Padre envió a su Hijo para redimir al ser humano, Gálatas 4:4-5

La palabra "redimir" se traduce del griego "exagorazo" que significa: Libertar, rescatar, redimir; rescatar, comprar, comprar de; comprar a un esclavo con miras a liberarle1. En idioma español "redimir" es: Rescatar o sacar de esclavitud al cautivo mediante precio. Dejar libre a un cautivo o un esclavo mediante el pago de un precio determinado2.
      Cuando llegó el tiempo que Dios determinó (Dn. 9:24-25) envió a su Hijo, quien nació de una mujer virgen y bajo la ley mosaica para redimir al ser humano; es decir para pagar con su sacrificio el precio de su rescate o liberación y así comprarlo y darle libertad, entre otras cosas, del espíritu de esclavitud, del yugo de esclavitud, de los rudimentos del mundo, del pecado, de los hombres, de los religiosos, de la religión, de los vicios, de las concupiscencias, de los deleites; de la corrupción, de la ley y de la maldición de la ley.

c. Los redimidos reciben la adopción, Gálatas 4:5

Todos los que fuimos redimidos de las tinieblas por medio del sacrificio de Jesucristo también recibimos la adopción de hijos de Dios y así dejamos de ser hijos de este siglo (Lc. 20:34), de desobediencia (Ef. 2:2), de rebelión (Col. 3:6), de maldición (2 P. 2:14), de ira (Ef. 2:3; 5:6) y del diablo (Jn. 8:41-44).

3. DIOS ENVIÓ A NUESTRO CORAZÓN EL ESPÍRITU DE ADOPCIÓN; GÁLATAS 4:6; ROMANOS 8:15

Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: ¡Abba, Padre!. (Gá. 4:6 RV-SBT)
      Porque no habéis recibido el espíritu de servidumbre para estar otra vez en temor; sino que habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!. (Ro. 8:15)

      Los versos de Gálatas 4:6 y Romanos 8:15 explican que cuando Dios nos adoptó, envió el Espíritu de su Hijo a nuestro corazón y el Espíritu del Hijo es el Espíritu de adopción por medio del cual podemos decir ¡Abba Padre!.
      Asimismo el Espíritu del Hijo le da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios pues leemos "Porque el mismo Espíritu da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios" (Ro. 8:16 RV-SBT).
      Ahora que somos adoptados podemos acercarnos confiadamente a Dios (He. 4:16) para tener una relación personal y cercana de hijos con Él.

4. LA ADOPCIÓN ES INTEGRAL, ROMANOS 8:22-23

Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora. Y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo. (Ro. 8:22-23 RV-SBT)

      Los versos que citamos de Romanos dejan ver que la adopción que el Señor nos da es para nuestro ser integral, es decir que es para nuestro espíritu, nuestra alma y nuestro cuerpo.
      Los que hemos sido adoptados por el Padre recibiremos la adopción completa, es decir la redención del cuerpo cuando seamos transformados1, y esto ocurrirá cuando los que mueren en Cristo y resuciten2 y los vivientes seamos transformados y arrebatados (1 Co. 15:51-54).
      Por ello la Biblia explica que ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos, pero cuando el Señor Jesús aparezca en su venida secreta, seremos semejantes a Él, porque le veremos tal como Él es (1 Jn. 3:2).

5. DIOS NOS SELLA Y NOS DA LAS ARRAS DEL ESPÍRITU SANTO, EFESIOS 1:13-14

En él creísteis también vosotros al oír la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación; en él también, desde que creísteis, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia, para la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria. (Ef. 1:13-14 RV-SBT)

      La palabra "sello" se traduce del griego "sfragizo" que significa: Sellar, asegurar con un sello, apartar con un sello, marcar con un sello, confirmar, certificar, afirmar ser la verdad1.
      La palabra "arras" se traduce del griego "arrabón" que significa: Arras, prenda, garantía de lo por venir, cuota inicial. Asimismo es una entrega o plazo, pagado por adelantado que es prueba y señal de que la suma total será abonada a su debido tiempo2.
      Cuando nacemos de nuevo en nuestro espíritu ocurre un parto gemelar; es decir que primero entra el Espíritu del Hijo de Dios a nosotros para resucitar nuestro espíritu y segundo entra el Espíritu Santo para liberarnos, restaurarnos y transformarnos.
      En ese parto gemelar recibimos el Espíritu de adopción que es el Espíritu del Hijo y también recibimos el sello y las arras del Espíritu que es el Espíritu Santo, esto último lo vemos cuando el apóstol Pablo afirma "[…] en él también, desde que creísteis, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa" (2 Co. 1:21; 2 Co. 5:2; Ef. 1:13-14).
      En Efesios 4:13 leemos que desde que creímos fuimos sellados con el Espíritu Santo; es decir que el Padre nos selló, apartó y aseguró para Él poniendo a su Espíritu Santo en nosotros.
      En Romanos 8:16 leemos "Porque el mismo Espíritu da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios" (RV-SBT, RV-1909) que muestra que es el Espíritu del Hijo quien le da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios; además leemos "El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios" (LBLA, RV-1960) que muestra que es el Espíritu Santo quien le da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.
      Asimismo leemos "El Espíritu mismo da testimonio juntamente con nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios" (VM) y "El Espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu que somos hijos de Dios" (NTPB) que muestra que es el Espíritu Santo y nuestro espíritu quienes nos dan testimonio de que somos hijos de Dios.
      Asimismo en 2 Corintios 5:2 al 5 leemos que Dios nos ha dado las arras del Espíritu para que podamos ser revestidos de nuestra habitación celestial para que lo mortal sea absorbido por la vida, lo cual ocurrirá en la transformación como lo mencionamos en el numeral 4.

6. LOS CUIDADOS DEL PADRE HACIA SUS HIJOS, HEBREOS 12:5-8

Y ya os habéis olvidado de la exhortación que se os dirige como a hijos, diciendo: Hijo mío, no menosprecies el castigo del Señor ni desmayes cuando eres reprendido por él. Porque el Señor al que ama castiga, y azota a todo aquel que recibe por hijo. Si soportáis el castigo, Dios os trata como a hijos; porque, ¿qué hijo es aquel a quien el padre no castiga? Mas si estáis sin castigo, del cual todos han sido hechos participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. (He. 12:5-8 RV-SBT)

      Todos los que recibimos la adopción de parte de Dios, también recibimos los beneficios de ser hechos sus hijos (Ro. 8:17).
      Veamos brevemente algunos beneficios:

a. Somos amados, Hebreos 12:6

Ahora el Señor nos ama como a hijos por eso ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo (Ro. 5:5); y nos da la promesa de que nada nos apartará de su amor (Ro. 8:35-39).
      Dios conoce nuestro origen y por eso se compadece de nosotros (Sal. 103:13-14) y nos promete que no nos dejará, no nos desamparará (Jos. 1:5), nunca nos olvidará y nunca dejará de compadecerse de nosotros (Is. 49:15).
      Además Dios en su gran amor nos ha dado su Palabra y sus mandamientos para que vivamos como de día (Ro. 13:13) mientras regresa por nosotros (1 Jn. 5:3).

b. Nos corrige, Hebreos 12:6

El Señor "al que ama castiga1, y azota2 a todo aquel que recibe por hijo"; en otras palabras podemos decir que Dios, que es un padre bueno y amoroso nos cría, educa, enseña, instruye, adiestra, corrige, amonesta, disciplina, nos forma y en algún sentido, nos castiga y azota para que saquemos de nuestro corazón todo aquello que quiere llevarnos hacia la destrucción (Pr. 3:12; 13:24; 22:15; 23:14-15; 29:15).

c. Ya no somos esclavos, Gálatas 4:7

Cuando el Señor nos adoptó empezó a liberarnos para que ya no seamos esclavos de los rudimentos del mundo, del pecado, de los hombres, de religiosos, de la religión, de los vicios, de concupiscencias, de los deleites; de la corrupción ni de la ley.

d. Tenemos herencia, Gálatas 4:7

Ahora por medio de Cristo también somos herederos de Dios y coherederos juntamente con Él (Ro. 8:17); asimismo somos herederos de la justicia (He. 6:17), del cosmos (Ro. 4:13), del reino (Stg. 2:5) y de todas las promesas de Dios (He. 6:12)

e. Perdón de pecados, Mateo 6:14-15

El Padre también es fiel justo para perdonar las transgresiones, pecados e iniquidades que cometamos (Sal. 32:1-2; 1 Jn. 1:9); solamente nos pide que también perdonemos a los que nos ofenden.
      Son muchas las bendiciones que Dios nos da como hijos, algunas otras son:
      [...]

Debemos estar eternamente agradecidos con el Señor Dios nuestro Padre y mostrarle siempre nuestra gratitud porque por su misericordia y por su gran amor con que nos ha amado nos ha redimido, liberado de la esclavitud, nos ha adoptado como hijos y nos ha dado sus bendiciones para nuestro espíritu, alma y cuerpo.




Iglesia de Cristo Ebenezer Villa Nueva
Ministerios Ebenezer

13 Calle 14-25, Colonia Proyectos (o santa isabel 2) - Zona 3 de Villa Nueva, Guatemala.

correo@ebenezervillanueva.org


El boletín de Ebenezer Villa Nueva   El horario de Ebenezer Villa Nueva   El Blog de Ebenezer Villa Nueva   El Feed de Ebenezer Villa Nueva   Ebenezer Villa Nueva en Slideshare   Ebenezer Villa Nueva en Archive.Org

Todos los derechos reservados 2021

// Desarrollo Web, App's y automatización de Twitter