Ebenezer Villa Nueva en Twitter Biblia Radio Estudios Podcast Video Nosotros Etiquetas Librería App

EL DIOS DE PAZ (3)

Descarga el estudio bíblico en PDF     Compartelo     Compartelo     Compartelo en WhatsApp     Compartelo en Telegram   tags #   conocer    dios    paz    estudio    santidad    apto   

Apartaos de toda especie de mal. Y el Dios de paz os santifique en todo; para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

1 TESALONISENSES 5:22-23

La Biblia enseña que Dios Padre se ha manifestado a sus elegidos con diferentes nombres o facetas para bendecirlos, ayudarlos y hacer su obra en ellos; por ejemplo en el Antiguo Testamento se manifestó como Jehová Jiréh (Gn. 22:14), Jehová Rafa (Éx. 15:26); Jehová Nissi (Éx. 17:15), Jehová Mekaddesh (Lv. 20:8), Jehová Shalóm (Jue. 6:24), Jehová Rohi (Sal. 23:1), Jehová Sabaot (Is. 1:24), Jehová Tsidkenú (Jer. 33:16) y Jehová Shammah (Ez. 48:25); asimismo en el Nuevo testamento se manifiesta como el Dios de vivos (Mr. 12:27), Dios de la gloria (Hch. 7:24), Dios de la paciencia (Ro. 15:5), Dios de la consolación (Ro. 15:5), Dios de esperanza (Ro. 15:13), Dios de paz (Ro. 15:33), Dios de toda consolación (2 Co. 1:3) y Dios de toda gracia (1 P. 5:10).

La iglesia del Señor y el cristiano están llamados a buscar a Dios y conocerlo en cada una de sus facetas, manifestaciones o nombres para comprobar la grandeza, el poder y la gloria del único Dios.
      En el Antiguo Testamento Dios se manifestó a Gedeón y lo escogió para liberar a Israel, pero éste tuvo temor y pensó que moriría (Jue. 6:22); por eso leemos que el ángel le dijo que tuviera paz, que no tuviera temor y que no moriría (Jue. 6:23); y por ello Gedeón le edificó un altar al Señor y lo llamó Jehová-Shalom, es decir Jehová es mi Paz; luego ofreció un sacrificio y fue a destruir el altar de Baal y la imagen de Asera que su padre tenía (Jue. 6:25). Es interesante ver que, en ese caso, Jehová-Shalóm se manifestó, primero, para derribar la idolatría; es decir para derribar altares e imágenes de dioses falsos en la vida, la familia o en el pueblo de Dios.
      Adicionalmente en el Nuevo Testamento se menciona unas siete veces al Dios de Paz.
      Podemos decir que para llegar a conocer al Dios de Paz (Ro. 16:20) antes debemos conocer al Rey de Justicia (He. 7:2; Ro. 5:1).
      Después de conocer al Dios de paz debemos conocer al Príncipe de Paz (Is. 9:6), al Rey de Paz (He. 7:2) y al Señor de Paz (2 Tes. 3:16).
      Veamos de forma resumida algunos aspectos necesarios para conocer al Dios de paz y de los cristianos que conocen al Dios de paz:

1. EL DIOS DE PAZ POR LA SANGRE DEL PACTO ETERNO OS HAGA APTOS EN TODA OBRA BUENA, HEBREOS 13:20-21 RV1909

Y el Dios de paz que sacó de los muertos á nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del testamento eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo: al cual sea gloria por los siglos de los siglos. Amén. (He. 13:20-21 RV-1909).

      La carta a los Hebreos muestra que el Dios de Paz, es decir la manifestación de Dios como Dios de paz, por medio de la sangre de Jesús nos habilita, activa y hace aptos para toda clase de buenas obras.
      La palabra "aptos" se traduce del griego "katartízo" que proviene de "kata" que actúa como un intensivo y significa abajo, preparar; y "artos" que significa articulación, ajustar; y significa: Arreglar, reparar, remendar, restaurar, hacer apto, hacer apropiado, completar, prepa-rar, preparar completo, equipar completamente y perfeccionar1.
      Es decir que el Señor quiere restaurarnos, hacernos aptos y apropiados; prepararnos, completarnos, equiparnos completamente y perfeccionarnos con la sangre de su Hijo Jesús para que podamos hacer las obras que le agradan.
      Veamos algunos aspectos relacionadas a esto:

a. Dejar de hacer lo malo, Isaías 1:16

Lavad, limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de ante mis ojos; dejad de hacer lo malo: Aprended á hacer bien: buscad juicio, restituid al agraviado, oid en derecho al huérfano, amparad á la viuda. (Isaías 1:16-17)

      El libro del profeta Isaías muestra que el Señor llama a su pueblo para que antes de hacer lo bueno, primero deje de hacer lo malo; es decir que primero hay que dejar de practican las malas obras para luego aprender a hacer las obras que le agradan al Padre. También en el libro de los Salmos el Señor llama a su pueblo para apartarse de lo malo y luego hacer lo bueno (Sal. 34:14: 37:27).
      El Señor le da a sus hijos un espíritu de temor de Jehová (Is. 11:2) para dejar de hacer lo malo; pues el temor de Jehová es aborrecer el mal (Pr. 8:13).
      Además de dejar de hacer lo malo, el cristiano también debe de apartarse del mal, para luego poder hacer el bien y lo bueno (1 P. 3:11)

b. Aprender a hacer el bien, Isaías 1:17

El Señor también llama a su pueblo para que después de dejar de hacer lo malo aprenda a hacer lo bueno, pues leemos en Isaías "Aprended1 á hacer bien2".
      La palabra "aprended" se traduce del hebreo "l?ma?" que significa: Aprender, estudiar, ser enseñado, ser aprendido. La palabra "bien" se traduce del hebreo "y??a?" que significa: Ser bueno, estar bien, ser agradable; hacer lo bueno, hacer el bien, agradar.
      Es decir que el creyente debe de dedicarse a ser enseñado, estudiar y a aprender lo bueno y el bien y a hacerlo.

c. Recibir instrucción, 2 Timoteo 3:16-17

Toda Escritura es inspirada divina-mente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia, para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente instruído para toda buena obra. (2 Ti. 3:17 RV1909)

      El llamado del Señor para aprender a hacer lo bueno (Is. 1:17) se complementa con la instrucción a través de toda la Palabra de Dios, precisamente para ser perfeccionados, aprender y ser instruidos en lo que es bueno delante de Dios para poder hacerlo (2 Ti. 3:16-17)

d. La sangre de Jesucristo nos hace aptos en toda buena obra, Hebreos 13:21

Os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo: al cual sea gloria por los siglos de los siglos. Amén. (He. 13:21 RV1909)

      Hay ocasiones en que el creyente, aunque quiere no puede hacer lo bueno ni el bien (Ro. 7:19), por esa razón el Dios es tan bueno que senos manifiesta como el Dios de paz para rociarnos con la sangre de su Hijo Jesús para activarnos, habilitarnos y hacernos aptos para toda buena obra.

e. Limpiarse, 2 Timoteo 2:21

Así que, si alguno se limpiare de estas cosas, será vaso para honra, santificado, y útil para los usos del Señor, y aparejado para todo buena obra. (2 Ti. 2:21 RV1909)

      El cristiano también debe limpiarse de muchas cosas como del pecado, de palabras que carcomen como gangrena (2 Ti. 2:16-17), vieja levadura, malicia y maldad (1 Co. 5:7-8).

f. Las buenas obras

Os haga aptos en toda obra1 buena2 para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo: al cual sea gloria por los siglos de los siglos. Amén. (Hebreos 13:21 RV1909)

      Generalmente se ha entendido que las buenas obras son, por ejemplo, darle de comer a los necesitados; pero la Biblia a ese tipo de acciones le llama obras de misericordia; es decir que las buenas obras son diferentes.
      La palabra "buena" se traduce del griego "agathos" que describe aquello que, siendo bueno en su carácter o constitución, es beneficioso en sus efectos; y significa: Bueno y benévolo, rentable, útil. La palabra "obra" se traduce del griego "érgon" que significa: Obra, trabajo, empleo, hecho, tarea, misión, función, expresión práctica.
      Los significados anteriores muestran que la sangre del Señor Jesús nos habilita para hacer obras, trabajos, tareas, misiones y funciones que tienen efectos beneficio-sos; es decir lo bueno, benévolo, rentable y útil para el cuerpo de Cristo.
      Veamos algunos aspectos relaciona-dos con las buenas obras para las que el Dios de paz nos habilita con la sangre de Jesús:

2. EL DIOS DE PAZ LOS SANTIFIQUE EN TODO, 1 TESALONISENSES 5:23

Y el Dios de paz os santifique1 en todo; para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo. (1 Ts. 5:23 RV-1909)

      El apóstol Pablo explica que es la manifestación de Dios como Dios de paz la que nos santifica en todo; para que nuestro espíritu, alma y cuerpo sea guardado irreprensible para la parousia1 de nuestro Señor Jesús.
      La palabra "santifique" se traduce del griego "hagiázo" que es purificar o consagrar; y significa: Apartar para Dios, consagrar, purificar santificar y ser santo.
      La santificación es un proceso en el que Dios nos va purificando y santificando; y en el cual debemos avanzar para ser santificados en todo (Pr. 4:18).
      Veamos brevemente algunas enseñanzas relacionadas a este aspecto:

a. El sacrificio de Jesucristo, Hebreos 10:10

En la cual voluntad somos santifica-dos por la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una sola vez. (He. 10:10 RV1909)

      Dios nos purifica y santifica por medio del sacrificio de su Hijo, quien dio su cuerpo como una ofrenda en sacrificio, una sola vez y para siempre.
      El cuerpo del Señor Jesús también está representado en al Santa Cena1; la cual también tiene el poder para purificarnos y santificarnos.

b. La sangre de Jesús, Hebreos 13:12

Por lo cual también Jesús, para santifi-car al pueblo por su propia sangre, padeció fuera de la puerta. (He. 13:12 RV1909)

      La sangre del Señor Jesús también nos limpia, purifica y santifica de toda contaminación y forma de pecado.
      La sangre del Señor también tiene poder1 para limpiar nuestra conciencia de obras muertas (He. 9:13-14)
      Pero no debemos descuidarnos y hollar al Señor ni tener por inmunda su sangre (He. 10:29)

c. Limpiarnos, 2 Timoteo 2:21

Así que, si alguno se limpiare1 de estas cosas, será vaso para honra, santificado, y útil para los usos del Señor, y aparejado para todo buena obra. (2 Ti. 2:21 RV1909)

      La palabra "limpiarse" se traduce del griego "ekkathaír?" que está compuesta por las palabras "ek" que significa fuera, y "kathaír?" que significa purgar; se utiliza para indicar limpiar a fondo; y significa: Purgar, limpiar de, purificar.
      El cristiano debe limpiarse de cosas como del pecado, de profanas y vanas palabrerías que carcomen como gangrena (2 Ti. 2:16-17), de vieja levadura, malicia y maldad (1 Co. 5:7-8).

d. Debemos ser lavados, 1 Corintios 6:11

Y esto erais algunos: mas ya sois lavados, mas ya sois santificados, mas ya sois justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios. (1 Co. 6:11 RV1909)

      El cristiano debe ser lavado y santificado para dejar de cometer agravios o defraudar; asimismo para dejar de ser injusto, fornicario, idólatra, adúltero, afemi-nado, echarse con varón, ladrón, avaro, borracho, maldiciente o estafador (1 Co. 6:9-11)

e. La verdad de Dios, Juan 17:17

Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad. (Jn. 17:17 RV1909)

      Dios nos santifica con su verdad; y su Palabra es parte de esa verdad; asimismo el Señor Jesús es la verdad (Jn. 14:6) y el Espíritu Santo es Espíritu de verdad (Jn. 14:17; 15:26; 16:13).
      Algunos otros aspectos relacionados con la verdad que deben obrar en nuestra vida:

f. El lavacro, Efesios 5:26

Para santificarla limpiándola en el lavacro del agua por la palabra, para presentársela gloriosa para sí, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese santa y sin mancha. (Ef. 5:26-27 RV1909)

      El Señor también nos limpia y santifica en el lavacro con el agua de su Palabra; por ello, así como los sacerdotes del antiguo pacto se acercaban periódica-mente al lavacro para limpiarse, nosotros debemos acercarnos continuamente para ser limpiados y santificados con la Palabra de Dios.

g. Santificados en Cristo, 1 Corintios 1:2

A la iglesia de Dios que está en Corinto, santificados en Cristo Jesús, llamados santos, y á todos los que invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo en cualquier lugar, Señor de ellos y nuestro: (1 Co. 1:2 RV1909)

      Cuando el apóstol Pablo dice "santifi-cados en Cristo Jesús" deja ver que el cristiano debe evolucionar en el evangelio y avanzar en su comunión con Dios, de manera de que ya no solamente estemos con el Señor Jesús, sino que seamos metidos en Él, porque metidos en Él también seremos santificados.
      Para poder estar metidos en el Señor Jesús debemos participar de la santa cena (Jn. 6:56); producir los frutos espirituales (Jn. 15:2, 5); ser limpiados (Jn. 15:3-4); la unidad (Jn. 17:21, 23); avanzar en el proceso del bautismo (Ro. 6:3; Gá. 3:27), no andar conforme a la carne (Ro. 8:1).

h. El cónyuge creyente, 1 Corintios 7:14

Porque el marido infiel es santificado en la mujer, y la mujer infiel en el marido: pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos; empero ahora son santos. (1 Co. 7:14 RV1909)

      Dios es tan misericordiosos que utiliza a los cónyuges creyentes para darle algún tipo de santificación y también a los hijos de ambos han procreado.

La Biblia nos invita a que nos acerquemos al Señor y Él se acercará a nosotros; por ello debemos considerar el consejo bíblico para conocer al Señor como el Dios de paz y que haga su obra en cada uno de nosotros.



EL DIOS DE PAZ (1)
EL DIOS DE PAZ (1)
06/04/2020
EL DIOS DE PAZ (2)
EL DIOS DE PAZ (2)
09/03/2021
EL DIOS DE PAZ (3)
EL DIOS DE PAZ (3)
24/06/2021
EL DIOS DE PAZ
EL DIOS DE PAZ
30/09/2007



Iglesia de Cristo Ebenezer Villa Nueva
Ministerios Ebenezer

13 Calle 14-25, Colonia Proyectos (o santa isabel 2) - Zona 3 de Villa Nueva, Guatemala.

correo@ebenezervillanueva.org


El boletín de Ebenezer Villa Nueva   El horario de Ebenezer Villa Nueva   El Blog de Ebenezer Villa Nueva   El Feed de Ebenezer Villa Nueva   Ebenezer Villa Nueva en Slideshare   Ebenezer Villa Nueva en Archive.Org

Todos los derechos reservados 2021

// Desarrollo Web, App's y automatización de Twitter