Ebenezer Villa Nueva en Twitter Biblia Radio Estudios Podcast Video Etiquetas App

EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO

    Compartelo en Gab     Compartelo en twitter     Compartelo en Telegram    tags #    estudio    bautismo    espiritu    santo   

Y COMO se cumplieron los días de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos; y de repente vino un estruendo del cielo como de un viento recio que corría, el cual hinchió toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, que se asentó sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron á hablar en otras lenguas, como el Espíritu les daba que hablasen. HECHOS 2:1-4



La Biblia muestra que Dios se ha manifestado a través de los tiempos como un Dios trino y en cada época y manifestación de su tri-unidad ha realizado tareas específicas.

Después de arrepentirnos y reconocer al Señor Jesucristo como nuestro Salvador e identificarnos con su muerte y resurrección por medio del bautismo en agua (Ro. 6:4), necesitamos ser bautizados en el Espíritu Santo para poder tener su manifestación plena en nuestra vida.

Recordemos que el bautismo en el Espíritu Santo es una de las siete facetas del bautismo1; es decir que es parte de la doctrina de los bautismos. La palabra "bautizar" se traduce del griego "baptizo" que, entre otras cosas, significa: Bautizar, lavar, inmersión, sumergir2; era el término utilizado por los griegos para teñir sus vestidos y sacar agua introduciendo una vasija dentro de otra más grande; es decir que ser bautizado en el Espíritu Santo significa ser sumergidos, lavados o teñidos en Él.

Veamos algunos aspectos relacionados al bautismo en el Espíritu Santo:

1. LAS TRES ERAS DE LA MANIFESTACIÓN DE DIOS, MATEO 17:5; JUAN 14:16-18

Y estando aún él hablando, he aquí una nube de luz que los cubrió; y he aquí una voz de la nube, que dijo: Este es mi Hijo amado, en el cual tomo contentamiento: A él oíd. (Mt. 17:5)

La Biblia muestra que han existido tres tiempos o eras1 en las que Dios le ha manifestado su amor, misericordia y perdón a los seres humanos:

a. La era del Padre

Corresponde al tiempo que abarca el libro de Génesis y el resto del Antiguo Testamento en la Biblia.

En esta época se manifiesta Dios Padre, es decir Jehová, y primero trata con toda la humanidad y luego exclusivamente con Israel; esto lo vemos reflejado en los libros que componen el Antiguo Testamento.

b. La era del Hijo

Corresponde al tiempo que abarcan los Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

En esta época se manifiesta Dios Hijo, es decir Jesús, y trata con Israel, pero durante su crucifixión nace la iglesia; esto lo vemos en los cuatro evangelios.

c. La era del Espíritu Santo

Inicia desde el momento en que el Espíritu Santo descendió en Pentecostés y se extiende hasta el tiempo que abarca Apocalipsis.

En esta época se manifiesta Dios Espíritu Santo y trata con la iglesia del Señor; esto lo vemos en la Biblia desde el libro de los Hechos.

2. LOS TRES CONSOLADORES, JUAN 14:16-17

Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: Al Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce: mas vosotros le conocéis; porque está con vosotros, y será en vosotros. (Jn. 14:16-17)

La Biblia nos enseña que Dios es consolador y por ello, entre las incontables bendiciones que le da a su pueblo, también lo consuela en cada una de sus manifestaciones, veamos:

a. El Padre es Consolador (Is. 66:13)

b. El Hijo es Consolador (Jn. 14:16)

c. El Espíritu Santo es Consolador (Jn. 14:16-17)

3. EL PADRE DIO LA PROMESA DE DERRAMAR EL ESPÍRITU SANTO, JOEL 2:28

Y será que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros viejos soñarán sueños, y vuestros mancebos verán visiones. Y aun también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días. (Jl. 2:28-29)

El bautismo en el Espíritu Santo es una promesa sin precedentes que el Padre le dio a su pueblo desde el Antiguo Testamento (Lc. 24:49; Hch. 1:4-5; 2:33, 39)

4. EL HIJO CUMPLE LA PROMESA DEL PADRE, LUCAS 24:49

Y he aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros: mas vosotros asentad en la ciudad de Jerusalem, hasta que seáis investidos de potencia de lo alto. (Lc. 24:49)

Antes de la muerte y la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, el Espíritu Santo no bautizaba a las personas, sino que solamente los visitaba y luego se retiraba de ellos (2 P. 1:21).

Fue después de la muerte y la resurrección del Señor Jesús que descendió el Espíritu Santo para morar en la iglesia (Jn. 7:39; 14:26; Hch. 1:6).

La iglesia, en general, y el cristiano, en particular, recibe el Espíritu Santo por medio del Señor Jesucristo para que se cumpla la promesa que desde el Antiguo Testamento dio el Padre (Mt. 3:11; Lc. 24:49; Jn. 1:33).

5. LA COMUNIÓN CON EL ESPÍRITU SANTO, 2 CORINTIOS 13:14

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén. (2 Co. 13:14)

Necesitamos ser bautizados en el Espíritu Santo y tener comunión con Él para tener comunión con el Padre y agradarle; asimismo para ser liberados, restaurados y transformados.

La comunión del Espíritu Santo se manifiesta en tres facetas:

a. El Espíritu Santo con nosotros, Juan 14:17

Estar con nosotros significa que está afuera; es decir a la par o en compañía de nosotros.

Antes de llegar a los pies de Jesucristo el Espíritu Santo estaba con nosotros para redargüirnos de pecado y conducirnos al Señor (Jn. 16:8).

b. El Espíritu Santo en nosotros, Juan 20:22

Cuando recibimos al Señor Jesucristo como nuestro Salvador, en nuestro interior ocurre el parto gemelar; es decir que primero el espíritu de Cristo entra en nosotros para resucitarnos y darnos vida y luego entra el Espíritu Santo.

Es importante resaltar que éste es el único orden en que el Espíritu Santo entra en la persona.

c. El Espíritu Santo sobre nosotros, Hechos 1:8

Esto ocurre cuando somos bautizados en el Espíritu Santo y Él está sobre nosotros como una investidura de poder para ser testigos de Cristo.

Por medio del bautismo en el Espíritu Santo podremos caminar sobrenaturalmen-te en la tierra y realizar la obra de Dios, incluso con experiencias sobrenaturales.

6. COMO SE RECIBE EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO, HECHOS 2:1-4

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. (Hch. 2:1-4)

Dios le da el bautismo en el Espíritu Santo a quienes se lo piden (Lc. 11:13) y tienen fe para recibirlo (Gá. 3:2; 14)

Asimismo no se puede definir el momento, la forma ni el patrón para recibir el bautismo en el Espíritu Santo porque, por ejemplo, algunos cristianos lo recibieron cuando estaban unánimes juntos (Hch. 2:1-4), otros después del bautismo en agua (Hch. 2:38), otros antes del bautismo en agua (Hch. 10:47), otros después de orar (Hch. 4:31), otros por la imposición de manos (Hch. 8:15-17; 19:6) y otros durante la predicación de la Palabra (Hch. 10:44-46; 11:15).

7. ¿QUÉ PODEMOS HACER PARA RECIBIR EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO?, LUCAS 11:13

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? (Lc. 11.13)

La Biblia nos enseña algunas de las actividades que podemos hacer para recibir el bautismo en el Espíritu Santo:

a. Pedirlo (Lc. 11:13)

b. Esperarlo en paz con la iglesia (Hch. 1:4-5)

c. Estar en unidad con la iglesia (Hch. 2:1-4)

d. Servirle al Señor (Hch. 2:18)

e. Pedirlo en oración (Hch. 4:31)

f. Obedecer a Dios (Hch. 5:32)

g. Que los que han sido bautizados oren por otros para recibirlo (Hch. 8:15-17; 9:17-18)

h. Tener fe para pedirlo y recibirlo (Gá. 3:2, 14)

8. LA SEÑAL DE HABER SIDO BAUTIZADOS EN EL ESPÍRITU SANTO, HECHOS 2:4

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. (Hch. 2:4)

La señal de haber recibido el bautismo en el Espíritu Santo es hablar en lenguas como ocurrió en Pentecostés (Hch. 2:4) y cuando el apóstol Pablo llegó a Efeso, puso las manos sobre los creyentes y vino el Espíritu Santo sobre ellos y hablaron en lenguas y profetizaron (Hch. 19:1-6).

Asimismo vemos que el apóstol Pablo escribe acerca de hablar lenguas humanas y angélicas (1 Co. 13:1); asimismo explica que cuando se habla en lenguas no se habla a los hombres sino a Dios porque nadie lo entiende (1 Co. 14:2-4).

Además explica que se puede orar en lenguas (1 Co. 14:14-15).

9. LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO, 1 CORINTIOS 12:4

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. (1 Co. 12:4)

Cuando el Espíritu Santo bautiza al cristiano también le obsequia los dones1, no antes, y depende de cada uno buscar que sean activados; es decir que depende de cada cristiano buscar que el Señor lo utilice con los dones y abundar en ellos para edificar a la iglesia (1 Co. 14:12).

10. ALGUNOS BENEFICIOS DEL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO, JUAN 14:26

Mas el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho. (Jn. 14:26)

El bautismo en el Espíritu Santo nos permite vivir una vida sobrenatural y disfrutar de las bendiciones que nuestro Padre Celestial ha preparado para nosotros; asimismo nos ayuda a agradarle por medio de Cristo; veamos algunos de los beneficios:

a. Entrar en el reino de Dios (Jn. 3:5).

b. Nos guía a toda la verdad (Jn. 14:26).

c. Nos recuerda lo que dijo nuestro Señor Jesucristo (Jn. 14:26).

d. Nos consuela (Hch. 9:31).

e. Intercede por nosotros conforme a la voluntad del Padre (Ro. 8:26).

f. Nos muestra a Jesús como Señor (1 Co. 12:3).

g. Nos reparte dones (1 Co. 12:4).

h. Nos sella (Ef. 1:13).

i. Nos santifica (1 P. 1:2).

Estamos viviendo la era más maravillosa de todos los tiempos, en la cual Dios quiere darnos bendiciones indescriptibles que aún los ángeles anhelan mirar (1 P. 1:12) y que están preparadas para nosotros desde tiempos antiguos por medio del Espíritu Santo que nos ha sido dado. Anhelemos fervientemente el bautismo y la comunión con el Espíritu Santo.




Iglesia de Cristo Ebenezer Villa Nueva
Ministerios Ebenezer

13 Calle 14-25, Colonia Proyectos/santa isabel 2 - Zona 3 de Villa Nueva, Guatemala.

correo@ebenezervillanueva.org


El horario de Ebenezer Villa Nueva       El Feed de Ebenezer Villa Nueva       Ebenezer Villa Nueva en Archive.Org

Todos los derechos reservados 2022

// Desarrollo Web, App's para Android y automatización de Twitter