Ebenezer Villa Nueva en Twitter Biblia Radio Estudios Podcast Video Blog Etiquetas App


LA GUERRA ASIMÉTRICA


LA GUERRA ASIMÉTRICALas condiciones y la forma de la guerra se han venido modificando desde el siglo XVIII y XIX en adelante, por tomar como punto de partida las guerras que resultaron de las revoluciones americana y francesa.

Desde hace años asistimos a una profunda transformación de ese paradigma. Todo ello está siendo crecientemente cuestionado por las nuevas formas de hacer la guerra que emergen desde fines del siglo XX. Con la globalización de la información y las comunicaciones, satelización e informatización de las tecnologías, miniaturización e incremento exponencial de la letalidad, furtividad y eficacia de los sistemas de armas, y al mismo tiempo, la emergencia de formas en red de los conflictos.

Las guerras del futuro tomarán cada vez más en consideración el factor tiempo, el uso del tiempo como arma estratégica, toda vez que el espacio estratégico ha hecho implosión. A la luz de la definición de la guerra de Clausewitz, la especial creatividad [...] reside en [...] un proceder lento, una desaceleración del curso de los acontecimientos, que brinda la oportunidad de oponer con éxito una resistencia armada a un enemigo que es superior tanto por sus recursos técnicos como por su organización militar.

La asimetría, principal característica de las nuevas guerras en los últimos años, se basa en gran medida en las diferentes velocidades con que las partes se combaten: la asimetría de la fuerza radica en una capacidad de aceleración que supera la del enemigo, mientras que la asimetría de la debilidad se basa en una disposición y una habilidad para disminuir el ritmo de la guerra.

CONCEPCIONES DE GUERRA ASIMÉTRICA

Las definiciones más simplistas vienen a decir que guerra asimétrica es la que practican aquellos que "no dan la cara y pelean limpio". Pero un enfrentamiento asimétrico a lo que hace referencia es a batallas que tienen lugar entre fuerzas disimilares que utilizan determinados factores o estrategias para alterar el escenario del enfrentamiento y así obtener una ventaja sobre el oponente. Esos factores pueden ser el engaño, la sorpresa, la velocidad, el movimiento, el uso de armas de forma inesperada... La ventaja (y la voluntad de aprovecharla) es lo que permite a un ejército prevalecer sobre otro. La guerra asimétrica es también un medio con que fuerzas militares inferiores ganan ventaja sobre oponentes más poderosos, o al menos con más recursos.

Términos como "no tradicional" o "no convencional" son también utilizados a la hora de definir la guerra asimétrica porque en ésta se emplean métodos que no encajan con las imágenes más extendidas de la guerra. También puede ser entendido como guerra asimétrica el uso de nueva tecnología con que una fuerza militar superior derrota a otra fuerza militar inferior. Todos estos elementos podrían combinarse para conseguir una completa definición de la guerra asimétrica, pero tal vez lo más relevante es que lo asimétrico abarcaría todo aquello que altera el campo de batalla de tal manera que se niega la ventaja del oponente.

VIETNAM Y EL "SALTO DE LA ASIMETRÍA"

La mayor parte de los autores estadounidenses sitúan en la guerra de Vietnam un punto de inflexión en la valoración de lo asimétrico. Era la primera vez que les derrotaban desde hacía mucho tiempo y lo hizo una fuerza con menos recursos tecnológicos, menor equipamiento y menor número de combatientes regulares (al menos en teoría).

Vietnam utilizó una estrategia en tres fases. En una primera fase de tipo político, se consiguen apoyos locales; en una segunda se expande la base a través de ataques al control gubernamental con tácticas de guerrilla y en una última fase, una vez reunidas suficientes fuerzas, se realiza una ofensiva abierta con fuerzas convencionales, con la que se busca la victoria final, derrocar el gobierno y asumir el poder.

La segunda fase es la considerada como fundamental. Es la más larga y en la que se debe construir un sistema de apoyo que asegure el control de la población. El objetivo guerrillero no es ganar territorio sino ganar "mentes y corazones" de la población, asegurar su control y obtener apoyo externo.

Las fuerzas norteamericanas desplegaron un gran número de tropas y pensaron en conseguir la victoria con un pensamiento de guerra de desgaste, buscaron la derrota de las fuerzas insurgentes a base de aplicar una potencia de fuego y una tecnología superiores. Pero la insurgencia forzaba a luchar en la forma, duración, tiempos y lugares que ésta elegía.

Tras analizar la derrota de Vietnam, muchos analistas estadounidenses consideraron que los futuros adversarios asimétricos adoptarían tácticas y técnicas semejantes, y constituirían su amenaza más impredecible y peligrosa habida hasta el momento. El campo de batalla sería irregular, sobre todo en escenarios urbanos, pero cualquier infraestructura estratégica podría ser considerada objetivo.

La guerra es en esencia una cuestión de voluntad, y la derrota psicológica inflige mucho más daño y más perdurable que un revés en el campo de batalla. La opinión pública, los medios y la misma mente se convierten en la arena estratégica.

La seguridad geográfica es un concepto obsoleto y las amenazas pueden provenir de acciones no militares. Por tanto, las definiciones de seguridad deberían incluir además seguridad política, económica, religiosa, cultural, ambiental, de recursos, de información y del espacio cercano.

En las guerras del futuro, la frontera entre lo civil y lo militar continuará diluyéndose, así como las organizaciones militares y las instituciones de la defensa deberán aprender a terminar con la clásica separación entre "tiempo de paz" y "tiempo de guerra". Ahora y en el futuro, el paso de ambos estadios puede ser de días u horas.

En las nuevas guerras sucede lo contrario en casi todos los aspectos. La mayor parte de estas guerras no las libran ejércitos bien equipados, sino milicias reclutadas por jefes autocráticos o líderes de tribus, redes organizacionales o de clanes, además de los seguidores armados de los delegados de movimientos más amplios. En estas guerras se usan ante todo armas de bajo coste. El hecho de que se puedan librar guerras de este tipo –e incluso con éxito– se debe principalmente a que no las deciden dos ejércitos en el campo de batalla, sino que se prolongan interminablemente mediante actos de violencia contra la población civil.

LOS NO-SOLDADOS CONTRA LOS SOLDADOS

La desmilitarización de la guerra significa que las guerras del siglo XXI se librarán sólo en parte por soldados y, en su mayor parte, ya no estarán directamente dirigidas contra objetivos militares.

Los objetivos militares están siendo sustituidos ahora, en muchos lugares, por objetivos civiles, desde ciudades y pueblos. Incluso los medios que se emplean para llevar a cabo estos ataques tienen cada vez menos un carácter genuinamente militar.

LAS DIMENSIONES DE LA ASIMETRÍA

En las guerras asimétricas se percibe una tendencia a que la violencia se propague y penetre en todos los ámbitos de la vida social. Esto es así porque en las guerras asimétricas, la parte más débil usa la comunidad como cobertura y base logística para dirigir ataques contra un aparato militar superior. El punto de partida de este proceso está marcado por la guerra de guerrillas.

Fuentes: https://www.uma.es/foroparalapazenelmediterraneo/wp-content/uploads/2014/05/dieeeo55-2014_guerraasimetrica_c.pintado.pdf



Iglesia de Cristo Ebenezer Villa Nueva
Ministerios Ebenezer | #EbenezerVN - #e_vn

13 Calle 14-25, Colonia Santa Isabel 2 o Proyectos, Zona 3 de Villa Nueva, Guatemala.

correo@ebenezervillanueva.org


El Feed de Ebenezer Villa Nueva    Ebenezer Villa Nueva en Gettr    Ebenezer Villa Nueva en Twitter    Ebenezer Villa Nueva en Gab    Ebenezer Villa Nueva en YouMaker    Ebenezer Villa Nueva en youtube

Todos los derechos reservados 2022

// Desarrollo Web, App's para Android y automatización de Twitter